"Miedo, pánico, fobias"Miedos, fobias y pánicoTerapia Breve EstratégicaLa solución de la evitación
SOLUCIONES ENSAYADAS DEL SISTEMA PERCEPTIVO-REACTIVO DE LA AGORAFOBIA

Del estudio de los relatos de pacientes con este tipo de problema destaca una primera experiencia de malestar o ansiedad, con somatizaciones que aparecen en situaciones marcadas por la sensación de sentirse solos, incapaces e impotentes frente a su propio malestar.

A partir de este primer episodio el sujeto desarrolla dos intentos de solución:

  • Petición de ayudaLa solución de la evitación
  • La solución de la petición de ayuda a personas queridas.

La evitación inicial conduce a una cadena de evitaciones, hasta que se llega a evitar cualquier exposición personal. La petición de ayuda y apoyo social conduce a la indispensabilidad de la ayuda y apoyo del otro en cualquier situación de exploración y alejamiento.

SOLUCIONES ENSAYADAS Y PERSISTENCIA DEL SÍNDROME DE ATAQUES DE PÁNICO

En este tipo de trastorno fóbico destaca un primer episodio, real o imaginario, de aguda somatización ansiosa o de miedo a sentirse mal. Esta primera experiencia desencadena la reacción de intento de control de las propias funciones orgánicas, con el resultado evidente del bloqueo ansioso o mal funcionamiento de las mismas. El intento de controlar las amenazadoras alteraciones orgánicas acaba provocándolas. Una vez más el intento de solución alimenta el problema.

A esta intrincada red de retroacciones paradójicas entre problema y soluciones ensayadas, puestas en práctica por el sujeto, se le añaden las retroacciones sociales de intentos de protección por parte de los familiares, que confirman al sujeto el estado de gravedad del trastorno. A todo esto hay que añadir todavía la reductivista clasificación psiquiátrica de los ataques de pánico definidos como una auténtica enfermedad orgánica. Esta función de etiquetado mantiene, o alguna vez agrava, el problema; en palabras de Watzlawick: el diagnóstico inventa la enfermedad.

SOLUCIONES ENSAYADAS DEL SÍNDROME COMPUESTO DE AGORAFOBIA Y ATAQUES DE PÁNICO

En alguna ocasión el síndrome agorafóbico se complica con la presencia de ataques de pánico y viceversa; o en otros casos, el síndrome de ataques de pánico se complica con sintomatología agorafóbica.

En esta casuística destacan los intentos de solución de evitación, de petición de ayuda y de obsesivo control de las propias reacciones internas, a los que generalmente se añade el intento de solución farmacológica.

Si la persona ha desarrollado el trastorno agorafóbico sobre la base del síndrome de ataques de pánico, será necesario intervenir como primera palanca de cambio, en el intento de solución del obsesivo control de las propias reacciones orgánicas y psíquicas. Si, por el contrario, los ataques de pánico aparecen a partir de un sistema perceptivo-reactivo agorafóbico, habrá que considerar como primer objetivo el bloqueo del círculo vicioso basado en la evitación y la petición de ayuda.

SOLUCIONES ENSAYADAS DEL SÍNDROME OBSESIVO COMPULSIVO

Desarrollo de rituales

En este tipo de trastorno fóbico hay que destacar que, frente a un miedo no dominado o evitado por el sujeto, éste empieza a desarrollar rituales que, en su opinión, son capaces de combatir este miedo invencible.

La ejecución del ritual, protector y propiciatorio, proporciona al sujeto la ilusión momentánea del control de su miedo pero, precisamente por este efecto, se ve obligado a repetir el ritual con una frecuencia cada vez mayor. En muchos de los casos tratados, la vida cotidiana se había reducido a una secuencia de rituales.

En esta patología resulta aún más evidente que el intento de solución del problema acaba convirtiéndose en el problema.

SOLUCIONES ENSAYADAS Y PERSISTENCIA DEL SÍNDROME FÓBICO-HIPOCONDRÍACO

En esta clase de trastorno se pone de manifiesto un primer episodio de miedo a haber contraído una grave enfermedad, posterior en intervalos variables a:

  • Una enfermedad real contraída por el sujeto
  • Una enfermedad contraída por una persona afectivamente próxima a él
  • Haber leído, escuchado en la radio, visto por TV, etc, noticias sobre síntomas indicadores de graves enfermedades concretas.

Vigilarse obsesivamente en busca de todos los posibles síntomas físicosSobre la base de esta nueva información o experiencia que ha penetrado en su mente, la persona comienza a vigilarse obsesivamente en busca de todos los posibles síntomas físicos de la presunta enfermedad. [] La reacción de controlar diagnósticamente el propio organismo tiene como consecuencia el descubrimiento de síntomas de alteración orgánica, que conducen al aumento de la atención obsesiva que, a su vez, hace que aumente la percepción de las alteraciones del organismo.

En estos casos, paradójicamente, el diagnóstico médico negativo respecto a las convicciones y temores del sujeto, en vez de reducir o eliminar el miedo y la fijación, los alimentan. Creen que su enfermedad es tan oscura que ningún diagnóstico es capaz de descubrirla. A partir de estas convicciones la persona elabora el segundo intento de solución: una secuencia casi infinita de análisis diagnósticos y una demanda de asistencia médica, prácticamente a jornada completa. Es evidente que cada intervención médica, tanto si es diagnóstica o farmacológica, confirma el estado de presunta enfermedad del sujeto.

El sistema perceptivo-reactivo fóbico-hipocondríaco recuerda el de los ataques de pánico. La dferencia consiste en que, mientras en los casos de ataques de pánico los sujetos intentan controlar y frenar los síntomas, en este caso los sujetos sólo intentan ponerlos de manifiesto para poder ser ayudados por el médico.

Conclusiones
La lente deformante del miedo

Cuando se ha consolidado el sistema de percepción-reacción frente a la realidad, la persona se halla en condiciones de organizar espontáneamente cualquier percepción o información mediante el filtro y la lente deformante del miedo. Se efectúan entonces auténticas traducciones de la realidad al lenguaje del miedo, transformando de este modo la realidad en algo congruente y coherente con sus sólidas organizaciones perceptivo-cognitivas.

¿Por qué motivo las personas insisten en comportamientos y acciones que a veces ellas mismas reconocen como disfuncionales de cara a la solución de su problema?

Para la mayoría es válida la regla constructivista que dice que ser conscientes de algo no significa ser capaces de hacerlo. Como diría von Foerster, si quieres ver (y conocer) aprende a actuar.

"Si quieres ver, aprende a obrar" Von FoersterLas personas de inteligencia y cultura elevadas, capaces de comprender incluso la complejidad de determinados mecanismos recursivos, autopoiéticos y paradójicos, la mayoría de las veces comprenden, pero no saben actuar de otra manera. [] El cambio de perspectiva perceptivo-reactiva, para ser efectivo, debe efectuarse a través de experiencias concretas.

La otra argumentación para comprender cómo funcionan las persistencias descritas, es la que se refiere al hecho de que las soluciones ensayadas por los sujetos fóbicos tienen como objetivo prioritario la reducción momentánea del síntoma, la ilusión de escaparse del miedo, la sensación de estar protegidos.

Esto significa que la persona, ante los ataques de pánico, ejecuta instintivamente acciones que le proporcionan un alivio inmediato. En este momento concreto el sujeto no piensa a largo plazo, no proyecta estrategias, sino que sólo desarrolla reacciones basadas en la percepción del momento.

 

(De “Miedo, pánico, fobias. La terapia breve”. Giorgio Nardone. Herder)

Publicaciones relacionadas


Cloé Madanes: terrores nocturnos Una madre acudió a terapia porque su hijo de diez años sufría terrores nocturnos. La mujer era portorriqueña y hablaba poco el inglés. Tenía otras dos hijas mayores y un varoncito. Sus tres hijos mayores eran fruto de un primer matrimonio que terminó en divorcio. Su segundo marido había muerto. (...) Una madre desprotegida y terrores nocturnos ...
Milton Erickson y el niño con asma A Erickson le trajeron un niño de doce años que sufría asma crónica. El niño tenía que llevar un inhalador consigo en todo momento. Cuando Erickson se puso a hablar con el niño, se dio cuenta del gran número de veces que utilizaba su inhalador para poder respirar con facilidad. El niño estaba obviamente inquieto. Erickson le preguntó amablemente: ...
Prescripción para un caso fóbico-obsesivo: miedo al terrorismo PACIENTE: Me ha aconsejado venir aquí con vosotros F. Sufro de un malestar. Últimamente he visto que se manifiesta de manera más aguda. (...) Por ejemplo, la última crisis, llamémosla así, que es la que me ha decidido acudir al doctor F., respecto al Isis, la amenaza a Italia. Me he dado cuenta de que esta situación ha generado en mí como un...diga...
Un caso de TOC: fobia a los excrementos Se presenta un joven con fobia a los excrementos, incluso a los propios. Ha empezado a poner en práctica los habituales procedimientos tranquilizadores: evitar cualquier contacto posible con los excrementos, lavarse cada vez que tiene dudas de haberse ensuciado. La limpieza es tan profunda y agresiva que el paciente se ha producido una herida en el...
La fobia hipocondríaca frente a la hipocondría A diferencia de la forma más generalizada y clásica de hipocondría, en la fobia hipocondríaca el objeto del miedo es casi siempre estable y definido: se modifica poco en el tiempo y es relativo a enfermedades bien delineadas. Por lo demás, el concepto mismo de "fobia" implica una cierta especificidad porque la realidad que asusta es con frecuencia...
Zoofobia: el miedo a los animales La zoofobia, como nos explica Giorgio Nardone en su libro "No hay noche que no vea el día", es el miedo exasperado hasta el pánico activado por el encuentro de ciertos animales, y representa la expresión más clara de la evolución de las fobias como consecuencia de los cambios socioambientales. Esta categoría de miedo era seguramente una de las más...
Dismorfofobia: miedo al propio aspecto físico La dismorfofobia, es decir, el miedo obsesivo al propio aspecto físico, es un trastorno con el mismo sistema perceptivo-reactivo que los demás trastornos fóbicos obsesivos. La persona se concentra y obsesiona en un defecto, en alguna particularidad física, y a partir de entonces vive absolutamente atormentada, evitando ver su imagen en el espejo y...
Patofobia en forma de cardiofobia: el diario del corazón Los mismos principios terapéuticos del check-up hipocondríaco son aplicables a la prescripción del diario del corazón (Nardone y Watzlawick, 1990; Watzlawick y Nardone, 1997). En este caso  el monitoreo se focaliza en el corazón, y en particular en la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Por supuesto, el diario del corazón es una prescripción...
No me fío de mi corazón: un caso de patofobia   La patofobia, así definida en el modelo de psicoterapia breve estratégica, representa en los últimos decenios una de las más recurrentes formas de trastorno fóbico-obsesivo que involucra tanto al médico como al psicoterapeuta, en cuanto que los pacientes al principio quieren ser tranquilizados y luego ayudados para superar el trastorno. ...
Hipocondría y patofobia: el síndrome del mal oscuro La persona afectada por la hipocondría vive preocupada constantemente por su salud.  Aterrorizada por la posibilidad de padecer alguna enfermedad, trata de controlarla y pone en marcha una serie de rituales que solo consiguen empeorar la situación, hasta el punto de que el miedo y la sospecha de padecer una enfermedad se convierten en la certeza an...

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada