La Terapia Breve Estratégica ofrece un tratamiento eficaz para la autoestima, siendo uno de los tratamientos más requeridos actualmente en la consulta. La situación más frecuente es la de un paciente que es consciente de su baja autoestima pero que no tiene recursos para mejorarla, sino que solo la padece.

Pero es necesario aclarar algunos puntos antes de pasar a su tratamiento específico. En primer lugar, veamos qué es la autoestima y desde qué punto de vista la trata este estratégico enfoque de terapia.

 

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es la evaluación perceptiva que tenemos de nosotros mismos, una autovaloración sobre nuestras capacidades, nuestra personalidad, físico, etc, que comienza desde la infancia intermedia, cuando comparamos nuestro yo ideal con nuestro yo real o actual, y continua suceptible de cambio a lo largo de toda nuestra vida.

Como es una valoración perceptiva -es decir, que depende de nuestra percepción-, es totalmente subjetiva y puede verse amplificada o reducida en función de nuestras expectativas, nuestra experiencia anterior y nuestra propia visión de los demás y del mundo (que también es subjetiva).

Como es lógico, que la autoestima sea un fenómeno de la percepción quiere decir que el autoconcepto puede modificarse y mejorarse mediante terapia, para lo que tendrán que tenerse en cuenta múltiples aspectos, como explico en el vídeo de a continuación.

¿Cómo trata la baja autovaloración la Terapia Breve Estratégica?

 

La tbe considera a la autoestima como una conquista, no como un don inamovible del que solo algunos hayan sido agraciados. El autoconcepto se trabaja, teniendo en cuenta que depende de:

  • Nuestro diálogo interior (y de su capacidad más o menos dañina). Este juicio interno puede estar entrenado en una alta y rígida exigencia, y/o en el pernicioso hábito de destacar lo negativo sobre lo positivo
  • La experiencia y la relación con el medio: nuestros logros y habilidades adquiridas, nuestros hábitos y guiones relacionales.

Ambos aspectos se relacionan y se influyen mutuamente, creando círculos viciosos que pueden favorecer una autovaloración negativa, como los siguientes:

Autovaloración negativa/pesimista→ no me arriesgo a intentar algo que necesito → se me confirma mi sensación de incapacidad→ autovaloración mala/pesimista, etc

Autovaloración negativa/crítica → trato de mejorarme compulsivamente para huir de mi juicio interior→ siento que nada de lo que hago es suficiente → autovaloración negativa/crítica, etc.

Por tanto, a un nivel general, el tratamiento tendrá que incidir en ambos aspectos relacionados e interdependientes, hasta lograr un equilibrio en la percepción.

 

Errores habituales que deterioran la autoestima

A nivel particular, como comento en el vídeo, hay varios errores habituales que deben vigilarse para no menoscabar la autoestima:

  • Evitar por miedo. Tenemos que tener en cuenta que cada vez que evitamos lo que tememos aumentamos nuestro temor y nuestra sensación de incapacidad.
  • Delegar en los demás (decisiones, actividades, responsabilidades, etc).
  • Procrastinar y aplazar lo que debemos hacer hoy.
  • El exceso de control y/o la precaución constante.
  • El perfeccionismo que nunca se satisface
  • Defenderse preventivamente de los demás y/o el aislamiento social.
  • La prostitución relacional, por miedo a la impopularidad.
  • Relacionarse e insistir en mantener relaciones con personas que no te valoran y aprecian.
  • Convencer a los demás para tratar de convencerse uno mismo, como hábito frecuente con el que evitar la autocrítica y la autocorrección.
  • La renuncia y el estado de rendición, típicos de la depresión, con los que la persona pasa a ser mera espectadora de su propia vida.

La TBE cuenta con técnicas altamente eficaces y concretas para incidir sobre estos errores y los anteriormente citados (relacionados con el juicio interior y la relación con el medio).

A  través del diálogo estratégico, el terapeuta identificará en la primera sesión, mediante un diagnóstico operativo, el círculo vicioso o sistema perceptivo-reactivo que está creando la autovaloración negativa del paciente. A partir de ahí, elaborará estrategias y aplicará técnicas creadas ad hoc para desactivar dicho círculo, en un trabajo conjunto con el paciente, que tendrá, por lo tanto, un papel activo en la conquista de su mejoría.

Psicóloga para autoestima en Madrid

NUEVA DIRECCIÓN: Calle del Comercio 3, Escalera 5, Bajo 5 (Metro Menéndez Pelayo)

28007 Madrid

Psicóloga para autoestima en Málaga

Dónde estoy. Consulta de Málaga

Dónde estoy en Málaga: calle Capitán Marcos García nº 2

29007 Málaga