La obsesión de perder el control de los esfínteres