"Ayudar a los padres a ayudar a los hijos"Niños, trastornos de conducta y familiaTerapia Breve Estratégica

Uno de los problemas más frecuentes es el de las dificultades lingüísticas del niño: incapacidad de pronunciar correctamente las palabras, repetición de algunos sonidos, incluso mutismo selectivo, esto es, negativa o incapacidad de comunicarse verbalmente. La reacción más típica de los padres en estos casos consiste en solicitar continuamente del niño un intercambio comunicativo, en un intento constante de corregir los defectos, integrar las palabras que faltan o, en el caso del mutismo, de empujarlo cariñosamente a hablar. También  en este caso nos encontramos ante intentos fallidos de superar la dificultad. De nuevo el problema del niño se transforma en un instrumento de poder hacia los padres, o simplemente en una forma de obtener más atenciones y mimos.

En el primer caso, en vez de intentar corregir, el padre debe fingir que no entiende y responder a las demandas del niño diciendo: Perdona, no entiendo, ¿qué quieres decir?. El niño responderá tratando de hacerse entender y, sin darse cuenta, corregirá la pronunciación y el habla. Una vez más, una pequeña frustración de la conducta que hay que corregir se convierte en el arma ganadora.

Si el niño recita frases o sonidos solo de vez en cuando, no hay que preocuparse: forma parte de un juego simbólico e imaginario. Pero si sucede con mucha frecuencia, la intervención consistirá en llamar al niño varias veces al día para pedirle que recite de corrido su ritual durante un minuto delante de los padres.

Por lo general, bastan unos días de “escenario planificado” para que el niño se niegue a exhibirse, cesando así la ritualidad verbal.

Finalmente, ante una situación rígida de mutismo, situación que enciende todas las alarmas porque evoca el fantasma de trastornos neuropsicológicos importantes, los padres con una calma ostensible deben evitar hablar directamente al niño y no responder a sus peticiones a través de otros canales de comunicación, como gestos, guiños o comunicación no verbal, fingiendo que no pueden entender lo que les pide. También en este caso la técnica del sabio que se finge tonto produce a menudo los efectos deseados.

En una variante de intervención, el niño manifiesta problemas con los adultos pero no con otros niños. En este caso evitaremos dirigirnos directamente a él y utilizaremos a los otros niños como intermediarios. La mayoría de las veces el niño tolera mal la exclusión y la valorización del otro, y para rebelarse ante esto se expresa directamente con el adulto. Esta estrategia es especialmente importante en los contextos escolares, donde es el enseñante quien deberá ponerla en práctica.

(Extraído de aquí)

Publicaciones relacionadas


M. Erickson: usando la presuposición y la ilusión de alternativas   Erickson tenía una forma favorita de presuposición que llamaba la "ilusión de alternativas". Esta técnica consiste en dar a elegir al cliente entre varias alternativas, que producen igual el resultado deseado. Erickson trató a un chico de 12 años que mojaba la cama. En primer lugar, Erickson le orientó hacia el futuro hablando de lo grande...
Erickson educando a sus hijos: no tengo por qué hacerlo Un domingo, todos en la familia estábamos leyendo el periódico, cuando de pronto Kristi (que tenía entonces dos años) se acercó a su madre, le arrancó el periódico de las manos y lo tiró al piso. Su madre le dijo: "Kristi, eso que hiciste no está bien. Recoge el periódico y devuélveselo a tu madre. Dile que le pides perdón." "No tengo por qué hace...
Cómo interrumpir las soluciones intentadas de los padres En los casos nada raros en los que los padres, dándose cuenta de que empeoran la situación, no consiguen salir de sus círculos viciosos, es necesario intervenir con prescripciones más directas (a la del cómo empeorar, se refiere). Frecuentemente sucede que los padres deban solucionar sus propias dificultades personales (miedo, ansiedad, catastrofi...
El problema de los diagnósticos y etiquetamientos patológicos en los niños En los últimos tiempos se ha extendido un tipo de intervención que recurre a los test psicológicos con el fin de obtener un diagnóstico. Muchos clínicos consideran estos instrumentos indispensables para identificar el tipo de problema y estructurar la intervención terapéutica. Por desgracia, los efectos colaterales de los test y de los diagnósticos...
Mark Beyebach: hablar a los hijos en lugar de actuar La amenaza Si hubiera que realizar un ranking de las pautas de crianza ineficaz más populares esta ocuparía sin duda el primer puesto. Los padres tenemos una capacidad asombrosa para pronunciar amenazas que en realidad sabemos que no vamos a cumplir: "O dejas a tu hermano en paz o te vas a enterar" "Como no entres ahora mismo te quedas sin Ninte...
Cómo se forma un modelo de interacción rígido entre padres e hijos 1. La duda Un comportamiento real o presunto del hijo (mentir, fumar, encerrarse en su habitación, etc) adquiere una dimensión y una importancia insólitas, se habla a menudo de ello con o sin su presencia. Esto acostumbra a disparar en los padres una sensación de alarma, o una duda respecto a su normalidad en cuanto a salud psicológica, o bien, si...
Trastorno obsesivo compulsivo en niños Sin duda el problema que en esta franja de edad (6-11 años) crea más temores y dificultades tanto a los padres como al niño, y que tiende a estructurarse ya como una propia y verdadera psicopatología, es el trastorno obsesivo compulsivo. El niño pone en marcha compulsivamente rituales, que pueden ser acciones, fórmulas mentales, cantinelas verbales...
Llantos, pataletas y caprichos: la técnica del muñeco que llora y ríe "La técnica que he definido (habla Massimo Bartoletti) como el muñeco que llora y ríe vendrá descrita detalladamente a continuación. Esta técnica está indicada en las situaciones en las que el niño de entre 3 y 4 años manifiesta un llanto prolongado e inconsolable, rabietas y caprichos. Las soluciones intentadas adoptadas por los adultos en estas...
Visitas nocturnas: enuresis El último trastorno que queremos tratar en relación a este grupo de edad (6-11 años) suscita mucha preocupación en los padres: la enuresis nocturna. Durante la noche el niño se hace pipí en la cama una o más veces. A pesar de que no pueden culpar al niño, puesto que no se trata de un acto voluntario, los padres terminan a menudo por enfadarse. En l...
La tartamudez y sus remedios La edad escolar representa también el periodo en el que los trastornos del lenguaje, si no se superan, tienden a estructurarse como verdadero trastorno. El más frecuente es sin duda la tartamudez. Ésta puede consistir en un simple titubear sobre algunas letras u puede volverse un problema invalidante en la comunicación: el sujeto se atasca repetida...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada