Psicotrampa: el mito del razonamiento perfecto