Escuela de Palo Alto y WatzlawickTOC y compulsiones placenteras

Hemos visto que en los métodos en los que los individuos tienen que luchar contra la tentación de tomar lo que sea que les preocupa (bebidas alcohólicas, caramelos y otros dulces “prohibidos”, drogas de la calle), estos en general al final acaban cediendo. Hemos especulado que la acción aparentemente tan sencilla de luchar con la tentación tiende a abocar al fracaso porque expresa una orden de “No lo hagas” para resistir la tentación mientras que al mismo tiempo se transmite otra orden de “Hazlo“, expresada por la propia substancia no deseada; es decir, creemos que uno no puede acatar una orden de “No lo hagas” a menos que haya otra alternativa de “Hazlo“.

Así, es difícil que surta efecto el eslogan de Nancy Reagan “Di que no a las drogas” a menos que también haya un “En cambio di que sí a [otra cosa que no sea la droga] “. En lucha entre “Siento la tentación” y “pero no debo ceder“, la tentación es, lógicamente, una orden mucho más fácil de seguir. Uno no puede dejar de estar sentado si no hace otra cosa, ya sea ponerse en pie, tumbarse, tirarse al suelo o lo que sea, como acción alternativa.

¡Hazlo!

Nuestro colega John Frykman, que hace unos años trabajó con adictos a la heroína en la sección de Haight Ashbury de San Francisco, desarrolló este principio al tratar a sus pacientes con resultados sorprendentes eficaces y duraderos. De hecho, les proponía realizar una sencilla acción alternativa cada vez que se enfrentaban a la tentación de inyectarse. (…) Le pedía al paciente: Si en el momento en que la tentación es más fuerte hubieras dicho: “No, gracias” a tu amigo, te hubieras dado la vuelta y marchado, ¿eso te habría enseñado algo sobre tu resistencia a volver a tomar? Aunque esta pregunta se formuló como una manera de que el adicto determinara si había superado su hábito, contiene la sugerencia implícita de una acción alternativa: di “no, gracias” y después da media vuelta y márchate; si lo haces, controlarás la tentación. Atribuimos la eficacia del enfoque de Frykman a que ofrece al yonki una alternativa sencilla e inmediata a ceder a la tentación. (…)

Otra alternativa sería determinado tipo de acción, por ejemplo: “Cuando sienta la tentación, salga a la calle y dé una vuelta a paso ligero para fortalecer su cuerpo en lugar de debilitarlo“. Esta alternativa pone el énfasis en hacer algo para el propio cuerpo y no solo en huir del impulso. (…)

¡No lo hagas! ¡No hagas caso a ese!”

En la tercera sesión vimos a Judy y George juntos y les propusimos una tarea para poner a prueba la capacidad de Judy de controlar la bebida. (…)

Judy tenía que marcarse sus propios límites, a diario, de lo que significaba controlar la bebida. Sin embargo, como no debía facilitarle las cosas, George tenía que animarla a beber más allá del límite que ella se había fijado; le dijimos que podía hacerlo de un modo explícito (Veo que necesitas relajarte; ¿no te apetece una copa? ) o implícito. (…)

Decidimos usar lo que en retrospectiva vimos que era un tipo de prueba similar a la empleada por Milton Erickson y Jay Haley en su trabajo clínico. Es decir, si algún día Judy sobrepasaba su límite, George y ella estaban obligados a beber el fin de semana. Nos sentimos optimistas con esta idea porque George iba a encargarse de llevarla a cabo (él tenía que servir el vino en dos copas e instar a Judy a beber, una copa tras otra) y, de este modo, se desviaría claramente del “Debes parar de beber“.

   (Extraído de aqui)

Publicaciones relacionadas


Un caso de TOC: fobia a los excrementos Se presenta un joven con fobia a los excrementos, incluso a los propios. Ha empezado a poner en práctica los habituales procedimientos tranquilizadores: evitar cualquier contacto posible con los excrementos, lavarse cada vez que tiene dudas de haberse ensuciado. La limpieza es tan profunda y agresiva que el paciente se ha producido una herida en el...
Cibersexo e incapacidad El sexo fácil y rápido es accesible para todos a través de internet, permitiendo una tipología de relación sexual suceptible de generar una fuerte dependencia. La mayor parte de los adictos al cibersexo son hombres, casados y/o separados, que pasan en torno  a 11-35 horas a la semana atrapados frente al ordenador. También es elevado el número de a...
Chat-manía: la dependencia de las relaciones virtuales Acudió a nosotros una mujer joven con un bebé plácidamente dormido en su cochecito, ignorante por suerte del drama familiar que se estaba consumando entre sus padres. En efecto, la joven madre expuso una situación muy difícil. Desde hacia algunos meses su marido se pasaba noches enteras y buena parte del día chateando dentro de grupos sobre las ins...
Una compulsión extravagante: la blasfemia más ofensiva Un colega psiquiatra-psicoterapeuta me llama para fijar una cita urgente. Se siente aplastado por el peso de una compulsión irrefrenable que ha anulado totalmente su vida. Cuando nos vemos me cuenta que desde hace dos años se le ha ido consolidando una fijación: cuál puede ser la mayor blasfemia, la más ofensiva, la más radical, la más extrema…Ade...
Compulsiones placenteras: si quieres hacerlo, hazlo mejor Una mujer distinguida, muy elegante y decididamente perfumada entró en mi consulta con paso leve, como una bailarina, se sentó mientras se quitaba el precioso sombrero y los largos guantes como una perfecta diva; después, mirándome con dulzura expuso su problema. -Doctor, estoy aquí porque me han hablado bien de usted... A lo que inmediatamente r...
Trastorno obsesivo compulsivo (TOC): la mente prisionera El TOC La trampa mental representada por el trastorno obsesivo compulsivo no es solo una de las más engañosas entre las diferentes formas de trastorno psíquico y conductual, sino también una de las más resistentes al cambio terapéutico, sea farmacológico o psicoterapeutico. Esto resulta evidente a la luz  de la estructura lógica no ordinaria y a v...
Trastorno obsesivo compulsivo en niños Sin duda el problema que en esta franja de edad (6-11 años) crea más temores y dificultades tanto a los padres como al niño, y que tiende a estructurarse ya como una propia y verdadera psicopatología, es el trastorno obsesivo compulsivo. El niño pone en marcha compulsivamente rituales, que pueden ser acciones, fórmulas mentales, cantinelas verbales...
Compulsiones basadas en el placer Las compulsiones basadas en el placer presentan una estructura muy similar a la de las obsesiones compulsivas del TOC (irrefrenables, inevitables, ritualizadas, esclavizantes), pero a diferencia de ellas, en las que la realidad se vive como temible o peligrosa, no tenemos de base una fobia sino la búsqueda desenfrenada de placer. Y es justamente po...
El acumulador infatigable Entre las formas de TOC, la definida como hoarding, o la irrefrenable compulsión a guardar y retener los objetos sin tirarlos nunca, está seguramente entre las más bizarras y repulsivas: el sujeto conserva obsesivamente de todo, desde la basura a las propias heces, o cualquier objeto del que por cualquier motivo no puede separarse. No hay de hecho ...
La pierna que se bloquea Se presenta un joven con un bloqueo motor verdaderamente particular: cuando camina siente la pierna izquierda que se bloquea, se pone rígida como un leño y le impide continuar. Tal condición puede bloquearlo también durante unos minutos, después extrañamente el miembro se ablanda y el chico puede volver a caminar. Lamentablemente el problema se ha ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada