Giorgio Nardone: sobre el egoísmo