En busca de soluciones: un “monstruo” de 3 años