Escuela de MilwaukeeNiños, trastornos de conducta y familiaEl exorcista

Un caso de Michele (Weiner- Davis) ilustra otro aspecto de esta orientación centrada en las soluciones:

Una pareja fue a ver a Michele debido a su “monstruo” de 3 años. Janet, la madre, aseguró inmediatamente a Michele que su hija Mindy no era como los otros niños de su edad. Janet era una mujer culta de unos 30 años, que leía todos los artículos y libros sobre ser padres que le caían en sus manos. Estaba convencida de que la conducta detestable de su hija se salía de los límites normales de los “terribles 3 años”. Indicó que Mindy incordiaba todo el día, nunca aceptaba un “no”, interrumpía constantemente a los adultos, tenía rabietas sin ningún motivo, pellizcaba a su hermana cuando estaba sola y se negaba a irse a la cama por la noche. (La lista de quejas era en realidad mucho más larga.)

La pequeña traía de cabeza a toda la familia. Janet estaba segura de que lo que causaba la conducta intolerable de Mindy era su falta de capacidad como madre. Janet no sólo se sentía incapaz, sino también extremadamente culpable por no mostrar siempre sentimientos de cariño hacia Mindy, algo que ella creía que sentían todas las buenas madres. Para empeorar las cosas, Mindy se portaba bien en presencia de otras personas y recibía mucha atención de ellas, lo que convencía aún más a Janet de que ella era la causa del problema.

Esto, a su vez, aumentaba sus sentimientos de incapacidad y alienación.

Ken, el padre, estaba también preocupado por su “monstruo”, en especial debido a que se sentía bombardeado por los informes negativos acerca de él en cuanto llegaba a casa por la noche.
También iba todos los días a comer a su casa, un acto de valor o de masoquismo, ya que mientras comía recibía un aluvión de detalles sobre la guerra Mindy-Janet. Pensaba que el matrimonio se estaba resintiendo del hecho de que Mindy fuera el único tema de conversación. Echaba de menos los ratos divertidos que solía pasar con Janet.

El exorcistaDurante la primera sesión parecía imposible conseguir que la pareja interrumpiera su letanía de quejas y se centrase en un punto de partida. Sin embargo, Janet hizo de pasada un comentario que sugirió un posible inicio. Contó que era capaz de predecir qué tipo de día tendría Mindy simplemente según cómo su hija se levantara por la mañana. Michele estaba deseosa de explorar más este tema.

Janet explicó que todas las mañanas la despertaba la voz de Mindy anunciando: “Mamá, ya estoy despierta”. A oídos de Janet, el saludo mañanero parecía unas veces de buen humor y otras sonaba quejumbroso. El tipo de saludo que recibía a su vez Mindy dependía de cómo Janet evaluaba la voz de su hija. Si le parecía alegre, Janet sabía que tendría un buen día. En estos casos entraba en la habitación de Mindy y empezaba la pequeña cantinela cotidiana que habían inventado:

“¿Cómo está la pequeña niña de mamá?” “Estoy bien”. “¿Quién quiere a Mindy?” “Mamá”. Entonces Janet y Mindy pasaban unos momentos juntas antes de bajar a desayunar. Habitualmente, el resto del día era relativamente pacífico.

Si a Janet la voz de Mindy le parecía quejumbrosa, iba a su cuarto con aprensión y rabia, y no empezaba la pequeña cantinela. Por supuesto, en ese caso Mindy confirmaba las predicciones de Janet y empezaba a quejarse, lo que marcaba el inicio de un día lleno de batallas.

Janet debía sonreír y empezar la canción inmediatamenteMichele preguntó a Janet si estaría dispuesta a hacer un experimento. Sugirió que, tanto si Mindy se levantaba de buen humor como si se levantaba malhumorada, Janet entrase en la habitación de Mindy simulando que ésta estaba contenta. Esto significaba que Janet debía sonreír y empezar la canción inmediatamente, independientemente del humor de Mindy. Janet pensó enseguida que eso era una idea interesante y se mostró dispuesta a intentarlo.

A la semana siguiente, la pareja informó que habían tenido una semana mejor con Mindy. Parecía haberse centrado y era más agradable tenerla cerca. Janet y Ken comentaron los efectos positivos que eso tenía sobre su relación, más ratos relajados e incluso algunas risas. Lo que más les llamaba la atención era que, pese a que la conducta de Mindy estaba aún lejos de ser perfecta, aquella semana había aprendido totalmente y sin saber cómo a controlar sus esfínteres ¡por sí sola!

Varias sesiones más tarde, al revisar los progresos habidos antes de dar por terminado el tratamiento, Janet comentó que el experimento matinal había supuesto para ella el giro decisivo. Se dio cuenta de que podía conseguir que las cosas siguieran yendo bien pese a los desafíos de Mindy. Además, Janet y Ken habían aplicado esta idea con éxito a otras dificultades que tenían con Mindy.

 

(De “En busca de soluciones. Un nuevo enfoque en psicoterapia”. W. Hudson O´Hanlon y M. Weiner-Davis. Paidos)

Publicaciones relacionadas


Cloé Madanes: terrores nocturnos Una madre acudió a terapia porque su hijo de diez años sufría terrores nocturnos. La mujer era portorriqueña y hablaba poco el inglés. Tenía otras dos hijas mayores y un varoncito. Sus tres hijos mayores eran fruto de un primer matrimonio que terminó en divorcio. Su segundo marido había muerto. (...) Una madre desprotegida y terrores nocturnos ...
Mutismo y demás problemas del lenguaje en niños Uno de los problemas más frecuentes es el de las dificultades lingüísticas del niño: incapacidad de pronunciar correctamente las palabras, repetición de algunos sonidos, incluso mutismo selectivo, esto es, negativa o incapacidad de comunicarse verbalmente. La reacción más típica de los padres en estos casos consiste en solicitar continuamente del n...
M. Erickson: usando la presuposición y la ilusión de alternativas Erickson tenía una forma favorita de presuposición que llamaba la "ilusión de alternativas". Esta técnica consiste en dar a elegir al cliente entre varias alternativas, que producen igual el resultado deseado. El chico que mojaba la cama Erickson trató a un chico de 12 años que mojaba la cama. En primer lugar, Erickson le orientó hacia el futur...
Escuela de Milán: el ritual familiar Una táctica terapéutica ideada por nosotros y que se ha revelado muy eficaz es la de prescribir un ritual a la familia. Pueden ser rituales para ejecutarse una sola vez o bien repetitivos. Entre los rituales familiares que hemos descrito hasta ahora y que han tenido resultados sorprendentes presentamos aquí uno de manera detallada porque tuvo por ...
Premios y castigos en la adolescencia Las formas y tipos de premios y castigos a los que recurren los padres con la esperanza de lograr que los hijos sigan el camino correcto son variados. Los más comunes son: regalos por haber sacado buenas notas, prohibiciones de salir o de utilizar videojuegos y ordenadores, requisar el móvil o prohibir el uso de Facebook, etc. ¿Por qué razón esta ...
Erickson educando a sus hijos: no tengo por qué hacerlo Un domingo, todos en la familia estábamos leyendo el periódico, cuando de pronto Kristi (que tenía entonces dos años) se acercó a su madre, le arrancó el periódico de las manos y lo tiró al piso. Su madre le dijo: "Kristi, eso que hiciste no está bien. Recoge el periódico y devuélveselo a tu madre. Dile que le pides perdón." "No tengo por qué hace...
Cloe Madanes: arrepentimiento y reparación en casos de abuso sexual   El problema del incesto y el abuso sexual ha alcanzado proporciones críticas en nuestra sociedad. Ningún terapeuta puede evitar que lleguen a él agresores o víctimas. Ante la necesidad hemos desarrollado un enfoque estándar que intenta asegurar que cese el daño y que las sesiones de terapia sean realmente terapéuticas. El método consta de 1...
Cómo interrumpir las soluciones intentadas de los padres En los casos nada raros en los que los padres, dándose cuenta de que empeoran la situación, no consiguen salir de sus círculos viciosos, es necesario intervenir con prescripciones más directas (a la del cómo empeorar, se refiere). Frecuentemente sucede que los padres deban solucionar sus propias dificultades personales (miedo, ansiedad, catastrofi...
Cómo convertirnos en padres de nuestros padres y acompañarlos hasta el final Una prerrogativa ineludible de esta edad evolutiva de la familia está representada por el gradual cambio de roles entre los padres que envejecen y se debilitan, o enferman gravemente, y el hijo adulto que debe asumir su cuidado. El hijo se transforma gradualmente en el padre de sus propios padres. Este proceso evolutivo, que en el pasado sucedía de...
El problema de los diagnósticos y etiquetamientos patológicos en los niños En los últimos tiempos se ha extendido un tipo de intervención que recurre a los test psicológicos con el fin de obtener un diagnóstico. Muchos clínicos consideran estos instrumentos indispensables para identificar el tipo de problema y estructurar la intervención terapéutica. Por desgracia, los efectos colaterales de los test y de los diagnósticos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada