Sobre la “tortuosa” solución para la duda patológica