Cuando pensar demasiado hace daño