"La terapia de los ataques de pánico"Duda patológica y obsesionesTerapia Breve Estratégica

En la cuarta sesión de una terapia, para un caso de claustrofobia y miedo a volar, sucede lo siguiente:

T: ¿Cómo le ha ido con la superación de nuestros límites?

P: De la siguiente manera: he eliminado el Lexotan. En realidad no lo tomaba, pero tenía un vínculo con ese frasquito… He cogido ascensores, pero no sola.

T: Estupendo. De los ascensores no se puede escapar, aunque sean dos.

P: He practicado la peor fantasía. He atravesado un túnel, pero son solo tres kilómetros y medio aproximadamente, es corto y lo consigo. Cuando pienso que tengo que volver a coger el avión…

 “Lo has hecho porque era fácil”

T: Perdone. Ha hecho una cosa buena y dice: “Sí, pero era muy fácil“. Siempre hay un boicoteador en su interior que le dice: “¡Lo has hecho porque era fácil!“, pero antes no lo hacía. Ha cogido el avión por primera vez con más tranquilidad, pero dice que la próxima vez no será fácil, los ascensores no tienen importancia porque eran dos, aunque antes no entraba ni que fuesen cuatro; ha recorrido un túnel sin problemas, aunque luego dice que probablemente era muy corto…

P: Soy una neurótica?

T: Lleva en su interior el boicoteador que le va sembrando dudas.

P: Sí, es como si hubiese alguien…

T: A sus espaldas que le dice: “¡Total, no lo conseguirás!

P: Exacto

T: Cuando surge ese pensamiento debe hacer caso omiso. Cuanto más lo combate, más lo alimenta. Siempre estará ahí el boicoteador para decirle: “¡No lo conseguirás, te irá mal!“. Debe evitar combatirlo; de lo contrario siempre tendrá las de ganar. Aparece y usted se lo lleva consigo. Es una trampa que se llama duda patológica. Y por lo general es el origen de algunas formas de pánico y de obsesiones. ¿Ok?

P: No tengo un alto concepto de mí misma. Me infravaloro.

T: Porque si va bien, es por su suerte; si va mal, me lo merecía. De modo que si vence no vale nada; si pierde, vale el doble…

P: Exacto.

“¿Serás capaz de hacerlo la próxima vez?”

T: Nuestro boicoteador interior siempre está ahí para decirle: “total, no lo conseguirás…“. Por tanto, debemos demostrar al boicoteador interior, sin hacerle caso, que usted es capaz de lograrlo todo, hasta que lo matemos, porque este es nuestro objetivo. Si queremos matar al boicoteador interior, lo primero que hay que hacer es no responderle, y en cambio usted está respondiendo constantemente a sus presguntas, hasta el punto de que incluso me las hace a mí: “¿Lo conseguiré, seré capaz?“. Y cuando uno se hace una pregunta de este tipo, la respuesta siempre es indecidible, siempre es un fracaso, siempre es patológica. Cuando me formulo una pregunta que presupone algo que en este momento no soy capaz de hacer porque es fruto de una conquista, siempre será un fracaso. Y usted, en vez de valorar lo que ha hecho hasta ahora, valora lo que todavía le queda por hacer, y siempre está a la defensiva.

P: Sí, es cierto; hace años que ocurre así.

T: Sí, pero nosotros solo la hemos visto en cuatro sesiones. Hoy es la cuarta y ya ha hecho concretamente las cosas que debía hacer; ahora tenemos que desmontar el mecanismo mental. (…)

T. (…) Cuando le surja la duda: “¿Y si ocurre esto? ¿Seré capaz?“, piense que es su boicoteador interior, y no le responda. He de evitar dar una respuesta a una pregunta incorrecta porque si respondo alimento a mi boicoteador. ¿Ok? De modo que bloqueo la respuesta para inhibir la pregunta. No puedo suprimir al boicoteador porque está dentro de mí, pero puedo evitar responderle. Si bloqueo la respuesta, inhibo la pregunta. ¿Seré capaz? Tiene que evitar responder…¿Pero lo conseguiré? Pregunta patológica, bloquea cualquier respuesta.

(Extraído de aquí)

Publicaciones relacionadas


Sobre la “tortuosa” solución para la duda patológica En los últimos quince años, en nuestro Centro de Terapia Breve Estratégica de Arezzo, hemos desarrollado una técnica sumamente refinada para conducir una entrevista clínica y transformar incluso una conversación particular en una forma efectiva de cambio terapéutico. Como veremos en detalle, el primer componente lo representan las preguntas estrat...
Duda patológica: la obsesión en forma de duda perturbadora La duda patológica, es decir, la duda obsesiva convertida en tortura mental, puede considerarse una intrusión de la conciencia y el juicio interno en la consciencia y en el fluir espontáneo de la acción. Desde una posición de superioridad, el juicio interno obsesivo paraliza ese estado de flow en el que simplemente fluyen nuestras acciones y pensam...
Dismorfofobia: miedo al propio aspecto físico La dismorfofobia, es decir, el miedo obsesivo al propio aspecto físico, es un trastorno con el mismo sistema perceptivo-reactivo que los demás trastornos fóbicos obsesivos. La persona se concentra y obsesiona en un defecto, en alguna particularidad física, y a partir de entonces vive absolutamente atormentada, evitando ver su imagen en el espejo y...
La decisión sentimental: la encrucijada de elegir entre dos hombres Probablemente uno de los terrenos de toma de decisiones más enrevesados y sufridos sea el sentimental. [] Nuestro caso trata de una diseñadora gráfica de treinta y tres años que se hallaba en la encrucijada de tener que elegir entre dos hombres: por una parte su novio de toda la vida, del que había estado enamorada y con el que había tenido un hij...
La dificultad para tomar decisiones A pesar de la incomodidad que supone, la vida nos obliga continuamente a elegir y tomar decisiones. A través de la toma de decisiones es como nos hacemos responsables de nuestra existencia y de los que dependen de ella. De esta gran responsabilidad, de la idea de que "cada cual se crea la realidad que después padece", derivan los miedos relacionado...
Sobre la libertad y la responsabilidad de decidir o elegir Me gustaría proponer una reflexión sobre la responsabilidad individual de decidir y elegir: la relación de interdependencia entre la responsabilidad, que se tiende a evitar, y la libertad individual que tanto se anhela. La reciprocidad circular entre la responsabilidad y libertad se ignora con demasiada frecuencia; se quiere ser libre, pero no resp...
Obsesiones: las consecuencias más funestas del diálogo interior En la psicología del individuo, la necesidad de certeza es algo que va más allá de los dominios del pensar y anida dentro de las emociones primordiales. Por lo tanto, el intento de controlar nuestros temores más arcaicos mediante procedimientos racionales fracasa miserablemente. Como decía Ciorán: frente a ciertos miedos "los argumentos de la razón...
La tiranía de la duda: delegación por incapacidad Hay personas que convierten la delegación en un principio de vida, como subterfugio para evadir dudas e incertezas. En estas personas la inseguridad y la duda de equivocarse en la elección son tan profundas que las obliga a pedir apoyo constantemente y en ocasiones, ayuda concreta. Tal dinámica, que podría parecer extrema, es en realidad una de las...
Cuando pensar demasiado hace daño "La vida es toda una serie de problemas que deben ser resueltos, cuanto mayores sean las competencias adquiridas más complejos serán los problemas a los que hay que encontrar solución" Karl Kopper LA PERVERSIÓN DE LA RAZÓN Piensa más allá de lo pensable Paradójicamente, cuanto más evoluciona el hombre más se complica la vida. [] El hombre mod...
La conciencia que investiga la consciencia La duda, cuando se hace obsesiva y tortura mental, si se somete a un atento análisis basado en las funciones de la mente, puede considerarse como la intrusión de la conciencia en la consciencia; una especie de juicio interno que, desde una posición de superioridad, analiza nuestras acciones y pensamientos poniendo en duda su validez y corrección. ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada