Cómo se trata al boicoteador interior