Artículos destacadosMis artículosTrastornos psicológicos

Terapia psicológica para los efectos del Coronavirus

Como sabemos, tan importante es cuidarnos por fuera como por dentro. Sabemos que esta situación terminará algún día, pero parece que el fin no llega nunca y eso nos desespera. Alicia García es psicóloga de terapia breve estratégica y realiza su labor entre Málaga y Madrid. Cuenta a SUR algunos métodos que todos deberíamos seguir y que harán estos días mucho más livianos.

Concederse la angustia para superarla

Por un lado, siendo conscientes de la angustia que sentimos en estos momentos y contra la que no podemos luchar, recomienda concederse «un momento al día para que salga esta angustia y esa desesperación que sentimos», es decir, encerrarnos en una habitación y dejar que todos los pensamientos negativos que tenemos fluyan y se diluyan.

Una vez pasado un tiempo, como por ejemplo media hora, volver a nuestra rutina. García reconoce que esta práctica es voluntaria, pero muy necesaria «para canalizar esos pensamientos y encerrarlos. Estamos todo el rato evitando caer en la desesperación y ésta te está persiguiendo», explica.

Evitar la sobreinformación y el hablar obsesivamente de lo que nos angustia

Otro de los consejos que nos da esta psicóloga es «evitar la búsqueda constante de información por Internet». Apunta que el daño que hace la sobreinformación incrementa la angustia. «Hay que estar informados, lógicamente, pero no compulsivamente», relata. Por último, explica que es muy recomendable «desahogarse con personas de nuestro entorno que sean fuertes emocionalmente». Alicia apunta que estar constantemente hablando de la angustia que sentimos es muy negativo y aumenta la obsesión en nosotros mismos, por ello recomienda mantener ‘un monólogo’ ante un familiar (ya sea presencial o por llamada) del que no recibamos contestación alguna. García explica que al liberar esta angustia y simplemente soltarla sin que recibamos respuesta ayuda a que no nos asfixien esos pensamientos.

«También tenemos que aprender a no hacer nada, a descansar. Hay gente que enloquece en esta actitud compulsiva de hacer cosas todo el tiempo. Es importante en el caso de las personas hipocondríacas, que traten de ayudar a otras personas y desconectar de sí mismos estando todo el rato observándose o chequeándose. Es buen momento para relacionarse bien con los demás, aunque sea por videollamada», espeta. Se puede contactar con esta profesional a través de su página web aliciagarciapsicologa.com.

Entrevista en Diario Sur aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada