Mis artículosTrastornos psicológicosTrastornos sexuales y de pareja

La investigación y la experiencia en el trabajo con parejas en conflicto ha llevado a identificar una serie de errores fatales en la comunicación que pueden extenderse también a la comunicación con uno mismo y no solo a la comunicación con los demás:

Puntualizar

Pocas cosas pueden ser tan fastidiosas como sentir que nos explican cómo son las cosas y cómo deben ser para que funcionen mejor, incluso aunque sepamos que tienen razón. Produce una gran irritación y hace surgir un fuerte deseo precisamente de transgredir las reglas de la relación. La persona racional y sensata puntualizadora se convierte en un tremendo pelmazo, provocando emocionalmente la reacción de fuga o conflicto y la anulación del deseo.

Recriminar

El acto de recriminar provoca que la culpa se transforme incluso en legítimo derecho y provoca en el acusado reacciones emotivas de rebeldía. Estas reacciones anulan la culpa y hacen que nazca el deseo de escapar o de atacar.

Echar en cara

El que echa en cara se coloca como víctima del otro, su dolor es usado para inducir correcciones en el que ha errado. Sin, embargo y por desgracia, esto no solo no se consigue sino que la pareja suele enfadarse e incluso ser más opresivo. Maturana afirma: “No son los tiranos los que crean a los oprimidos sino al revés”. Esto quiere decir que si yo me pongo en el rol de víctima de otro a éste lo convierto automáticamente en mi verdugo. Es una forma de complementariedad patógena de comunicación en la que la víctima aumenta la sensación de serlo y solo desencadena más rechazo o agresión.

Sermonear

Proponer aquello que es justo o injusto a nivel moral y sobre esta base examinar y criticar el comportamiento ajeno (de nuevo provoca el deseo de transgredir las reglas morales señaladas en el sermón). Sermonar, teniendo en cuenta que además supone puntualizar, recriminar y echar en cara, representa la quintaesencia del diálogo desastroso.

¡Te lo dije!

Consigue provocar inmediatamente irritación, descalificación y rabia. Cuanto más implicados emocionalmente estemos más insoportable es oir que nos dicen “Te lo dije!” tras un acontecimiento desagradable. Vale también para sus variantes “yo ya lo sabía…”, “no me quisiste hacer caso…”. Si yo ya estoy enfadado conmigo mismo por haber cometido un error, que otro me recuerde que me lo advirtió no me ayuda en absoluto. Así que este otro se convertirá de inmediato en el pararrayos de nuestra rabia.

“Lo hago solo por ti”

Hace sentir al otro en deuda y lo obliga a recibir un “generoso” acto altruista que le hace sentirse inferior. Genera mucha irritación y coloca al otro en una condición  emocional ambivalente: tendría que agradecértelo por la generosidad pero ¡yo no lo he pedido!. Y es que la declaración viola la regla de la llamada nobleza de espíritu de “nunca reclamar al otro lo que hacemos por él”. Un acto altruista declarado se transforma en una maniobra decidídamente egoísta.

“Deja, ya lo hago yo”

En apariencia se trata de un acto gentil para salvar al otro de su torpeza, pero en realidad el que “padece” la gentileza la siente como una descalificación de sus capacidades: “Déjame hacer a mi porque tú no eres capaz”. Este mensaje subterráneo envenena incluso la más sincera de las buenas intenciones.

Reprobar

Consiste en un primer momento en felicitar al otro y luego decirle que podría haberlo hecho mejor: “Sí, está bien, pero no es suficiente, podrías haberlo hecho mejor”. Esta es una receta invencible para crear problemas aun cuando no haya ni sombra de ellos.

 
 

Quien quiera echar a perder su relación no tiene más que echar mano de algunos de estos ingredientes.

Como escribió Paul Watzlawick en su “Teoría de la comunicación” hace más de cuarenta años, cuando comunicamos no cuenta únicamente el significado de lo que decimos, puesto que el cómo lo decimos lo amplifica, reduce o transforma el efecto.  Razones y emociones no están siempre de acuerdo, más bien a menudo están en conflicto. Lo más importante es acordarse de que habitualmente es la razón la que pierde mientras que la emoción gana.

Para más información lee “Corrígeme si me equivoco” de Giorgio Nardone.

Publicaciones relacionadas


Watzlawick y Ceberio: la encerrona de los celos Con 25 años, Hilario era integrante de una secta religiosa de una moral y religiosidad extremadamente rígida. Después de 3 años y sin haber tenido relaciones sexuales, se casó con Ana, una estudiante de maestra jardinera de 22 años. Prolijo en demasía, muy ordenado y por sobre todo con manejos de detallismo y obsesividades muy marcados, el pacient...
La realidad de segundo orden y el lenguaje imperativo en la terapia REALIDAD DE SEGUNDO ORDEN Lo que pretendo afirmar es el hecho de que, en su gran mayoría, los problemas que queremos resolver mediante el cambio no son problemas relacionados con las propiedades de los objetos o de las situaciones -la realidad de primer orden, como se ha propuesto llamarla (Watzlawick 1976)-, sino únicamente relacionados con el si...
M. Erickson y el divorcio amistoso Les contaré el caso de una pareja. Al marido lo vi solo una vez. Vino a verme y me dijo: "Soy hijo único. Mi padre es pastor en una iglesia cristiana de ideas muy cerradas. Me han criado en la convicción de que fumar es un pecado, ir al cine es un pecado. De hecho, me criaron a partir de la idea del pecado, y de que son pocas las cosas que uno p...
Cómo detectar un posible maltrato psicológico La violencia psicológica, mucho más difícil de detectar que el maltrato físico por razones obvias, presenta también una serie de indicadores que una mirada atenta e informada puede revelar. En primer lugar, tenemos que tener claros los objetivos, más o menos inconscientes, del maltratador: manipular, controlar, hacer daño y asustar, someter y humi...
La persuasión en la terapia breve estratégica La comunicación persuasiva es un elemento fundamental de la Terapia Breve Estratégica. Su finalidad es la de hacer sentir de modo diferente, no la de hacer entender de un modo diferente, cambiar la percepción de las cosas y no cambiar su comprensión. Trabajo sobre la percepción La mayoría de las psicoterapias trabajan sobre el cambio en la comp...
Psicotrampas del impotente y de la anorgásmica Entre los trastornos más frecuentes y padecidos en este campo se encuentran la impotencia masculina y la anorgasmia femenina. Ambos son frentes que limitan la plena expresión de un instinto tan profundamente natural. Las dos formas de desorden pueden parecer muy diferentes, pero en realidad el mecanismo que las desencadena es muy parecido: tanto e...
C. Loriedo: ¿cómo elegimos a quien amamos? (Habla Camilo Loriedo): ¿Nos enamoramos de una persona porque se parece a nosotros o al contrario, porque es diferente y eso atrae nuestra atención? Las conclusiones de los estudiosos son contradictorias: La teoría de la afinidad Mehrabian (1989), por ejemplo, considera que las afinidades recíprocas contribuyen de manera determinante a la fel...
La violencia psicológica en la pareja: desarrollo de la relación de maltrato (II) Si el cortejo ha llevado a buen fin, aparece rápido la fase del enamoramiento o del encanto. Es la fase en la que todos son aparentemente felices.[] Nietzsche afirmaba que "el amor es el estado en el que el hombre ve las cosas distintas de como son". Nada más cierto en este caso. [] Esta es la capacidad que tiene el maltratador: la de hacer que al...
La violencia psicológica en la pareja: desarrollo de la relación de maltrato (I) Las fases de Walker que describen el ciclo de la violencia describen la ciclicidad de los comportamientos violentos, sobre todo de las explosiones físicas, en el interior de una relación ya creada. Pero ¿qué sucede antes? ¿Es posible trazar una panorámica del escenario precedente? En otras palabras, ¿cómo puede uno llegar a involucrarse en una re...
Los trastornos sexuales y la anulación de la espontaneidad Alguien ha afirmado irónicamente que el gran mérito de la Iglesia Católica ha sido el de haber hecho agradable el sexo prohibiéndolo: más allá de esta broma queda el hecho de que el comportamiento sexual parece de algún modo necesitar también de vetos, y que la ausencia de ellos puede, en algunas personas, resultar contraproducente; con mayor razón...

3 comentarios

  1. Excelente y muy práctico artículo, tanto en las relaciones de pareja y, por lo mismo, en cualquier otra forma de interacción comunicacional.

    Sinceramente, gracias.

    Saludos cordiales.

  2. !Hola!!felicitaciones por los artículos.
    Mi duda es la siguiente:
    Mi hija padece bulimia restrictiva, empezó con inicios de anorexia ..hace siete meses que va a un centro de día especializado.
    Según mi hija lo único bueno es el reírse con sus compás, y las clases de instituto del profesor que envía la consejería de educación.
    Hay una terapeuta en Cartagena de terapia estratégica que tiene nivel 1.
    Me preocupa esto de los niveles pues si dejo una terapia tengo que dar con una terapeuta experimentada en esta terapia y en los trastornos alimentarios.
    Estoy muy convencida en vuestra terapia pero como siempre el éxito está en la práctica y en las memorias.
    Si puedo aconsejarme…gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada