Milton Erickson: por qué es bueno vomitar