Artículos destacadosMiedos, fobias y pánicoTerapia EricksonianaTOC y compulsiones placenterasMilton Erickson y el niño con asma

A Erickson le trajeron un niño de doce años que sufría asma crónica. El niño tenía que llevar un inhalador consigo en todo momento. Cuando Erickson se puso a hablar con el niño, se dio cuenta del gran número de veces que utilizaba su inhalador para poder respirar con facilidad. El niño estaba obviamente inquieto. Erickson le preguntó amablemente:

“¿Cuánto miedo le tienes al asma…cómo de intenso es ese miedo?”

Erickson escuchó con calma, sin hacer ningún esfuerzo por calmar al niño. En lugar de eso, lo animó a que prosiguiera con sus experiencias subjetivas del asma.

“¿Cómo de importantes son tus miedos de quedarte sin respiración?”

"¿Cuánto miedo le tienes al asma?"

“¿Cuánto miedo le tienes al asma?”

El niño respondió con evidente alivio. Era la primera vez que alguien había querido escuchar un relato completo de su miedo a la muerte y a quedarse sin respiración. El niño se quedó absorto durante la conversación con Erickson. Le explicó con todo detalle su miedo a ser de repente incapaz de respirar. Describió la horrible sensación de constricción en el pecho y las terribles visiones de muerte que le venían. Al contar su historia, se quedó tan fascinado por conversar con alguien que sabía escuchar que comenzó a respirar con mayor facilidad.

Cuando Erickson percibió que el niño estaba preparado para aceptar la sugestión, señaló:

Sabes…hablar de tu miedo hace que te sea más fácil respirar“.

El niño reconoció que eso era cierto. Así que Erickson continuó:

Me gustaría que entendieras que parte de tu asma está provocada por el miedo y otra, por el polen. Tomas tu medicación para poder tratar la parte del asma provocada por el polen. Ahora pongamos que actualmente tienes un 100% de asma, si reduzco ese asma un 1%, no notarás el cambio. Pero tu asma sería un 1% menor”

A continuación, Erickson especuló:

“Supón que reduzco el asma en un 2%…un 5%…o un 10%. Seguirías sin notar el cambio, pero se habría visto reducido”.

Erickson le habló al niño de manera que a este le entrara curiosidad por la idea de reducir el asma en una cantidad no especificada. Entonces implicó al niño en una discusión sobre cuánto asma iba a quedarse.

¿Va a ser un 5%…o un 10%…o un 20%…o un 30%…o un 40%?”

El niño decidió:

Creo que es un 20% del asma lo que procede del polen

Esto le dio la libertad de usar su inhalador un 80% menos que antes. (Erickson, 1965b)

 

(Extraído de aquí)

Publicaciones relacionadas


Los terribles efectos de comer y vomitar: creando aversión al vomiting (Diálogo entre Giorgio Nardone y una paciente vomitadora): T. Las personas que comen y vomitan durante mucho tiempo...tú eres todavía joven y no notas los efectos, pero por lo general tienen la barriga como un acordeón, producen celulitis por todas partes porque de lo que comen solo quedan las toxinas: cuando vomito, vomito todo lo beneficioso, mi...
Prescripción para un caso fóbico-obsesivo: miedo al terrorismo PACIENTE: Me ha aconsejado venir aquí con vosotros F. Sufro de un malestar. Últimamente he visto que se manifiesta de manera más aguda. (...) Por ejemplo, la última crisis, llamémosla así, que es la que me ha decidido acudir al doctor F., respecto al Isis, la amenaza a Italia. Me he dado cuenta de que esta situación ha generado en mí como un...diga...
La realidad de segundo orden y el lenguaje imperativo en la terapia REALIDAD DE SEGUNDO ORDEN Lo que pretendo afirmar es el hecho de que, en su gran mayoría, los problemas que queremos resolver mediante el cambio no son problemas relacionados con las propiedades de los objetos o de las situaciones -la realidad de primer orden, como se ha propuesto llamarla (Watzlawick 1976)-, sino únicamente relacionados con el si...
Un caso de TOC: fobia a los excrementos Se presenta un joven con fobia a los excrementos, incluso a los propios. Ha empezado a poner en práctica los habituales procedimientos tranquilizadores: evitar cualquier contacto posible con los excrementos, lavarse cada vez que tiene dudas de haberse ensuciado. La limpieza es tan profunda y agresiva que el paciente se ha producido una herida en el...
La fobia hipocondríaca frente a la hipocondría A diferencia de la forma más generalizada y clásica de hipocondría, en las fobias hipocondríacas el objeto del miedo es casi siempre estable y definido: se modifica poco en el tiempo y es relativo a enfermedades bien delineadas. Por lo demás, el concepto mismo de "fobia" implica una cierta especificidad porque la realidad que asusta es con frecuen...
Zoofobia: el miedo a los animales La zoofobia, como nos explica Giorgio Nardone en su libro "No hay noche que no vea el día", es el miedo exasperado hasta el pánico activado por el encuentro de ciertos animales, y representa la expresión más clara de la evolución de las fobias como consecuencia de los cambios socioambientales. Esta categoría de miedo era seguramente una de las más...
Dismorfofobia: miedo al propio aspecto físico La dismorfofobia, es decir, el miedo obsesivo al propio aspecto físico, es un trastorno con el mismo sistema perceptivo-reactivo que los demás trastornos fóbicos obsesivos. La persona se concentra y obsesiona en un defecto, en alguna particularidad física, y a partir de entonces vive absolutamente atormentada, evitando ver su imagen en el espejo y...
Patofobia en forma de cardiofobia: el diario del corazón Los mismos principios terapéuticos del check-up hipocondríaco son aplicables a la prescripción del diario del corazón (Nardone y Watzlawick, 1990; Watzlawick y Nardone, 1997). En este caso  el monitoreo se focaliza en el corazón, y en particular en la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Por supuesto, el diario del corazón es una prescripción...
No me fío de mi corazón: un caso de patofobia La patofobia, así definida en el modelo de psicoterapia breve estratégica, representa en los últimos decenios una de las más recurrentes formas de trastorno fóbico-obsesivo que involucra tanto al médico como al psicoterapeuta, en cuanto que los pacientes al principio quieren ser tranquilizados y luego ayudados para superar el trastorno. Esta danza...
La persuasión en la terapia breve estratégica La comunicación persuasiva es un elemento fundamental de la Terapia Breve Estratégica. Su finalidad es la de hacer sentir de modo diferente, no la de hacer entender de un modo diferente, cambiar la percepción de las cosas y no cambiar su comprensión. La mayoría de las psicoterapias trabajan sobre el cambio en la comprensión, en el comportamiento o...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada