La escuela de Milán: aceptar la mejoría sospechosa