Artículos con vídeoDuda patológica y obsesionesLa culpa obsesiva

La culpa obsesiva

Todos hemos tenido sentimientos de culpa alguna vez en la vida cuando nos arrepentimos de alguna acción que consideramos que sobraba porque no estuvo suficientemente acertada. De hecho, la culpa no es un trastorno sino una emoción completamente necesaria incluso a nivel social, porque impide que nos hagamos daño unos a otros con total impunidad. Solamente los psicópatas y los sociópatas son capaces de actuar sin ningún tipo de remordimiento.

Entonces, ¿cuándo es un problema la culpa? Cuando sentimos culpa sistemáticamente, constantemente, por cualquier cosa, incluso sin haber hecho nada en concreto, por una especie de pecado original que no somos ni conscientes de que estamos arrastrando como si fuese una cadena.

A veces este sentimiento de culpa es el efecto y el “trabajo” de las personas que llamamos manipuladoras, maltratadoras, que tratan de generar por todos los medios vínculos de dependencia con el maltratado a través de la culpa, fomentándola, asegurándola  diariamente con verdadera meticulosidad. De hecho, en estos casos es bastante difícil escapar a la emoción de la culpa, sobre todo porque el maltratador trata de aislar a la víctima para que no tenga otros puntos de vista. La víctima, por su parte, suele ser propensa a sentirse en culpa y en deuda con los demás. El maltratador sabe elegir bien a la víctima.

El enemigo interior: la culpa obsesiva

Pero en otros muchos casos la culpa no se debe tanto a un enemigo exterior como a un enemigo íntimo interior que se empeña en boicotear nuestra felicidad. Estoy hablando de los casos en los que la culpa es obsesiva y debe tratarse terapéuticamente como una obsesión.

Suele venir acompañada en estos casos de un círculo vicioso muy característico, que es el de sentirse culpable para de esta manera castigarse  por el sentimiento de culpa que se arrastra como una cadena. Es decir, la culpa, el malestar de la culpa, sirve para expiar la propia culpa. Por eso suele aparecer en los momentos de tranquilidad, en los momentos en los que deberíamos estar disfrutando de nuestra felicidad, para recordarnos que tenemos que pagar por nuestro pecado.

En este vídeo se enseña cómo salir de este círculo vicioso.

Alicia García nos explica el tratamiento para la culpa obsesiva según la Terapia Breve Estratégica de Giorgio Nardone.

Para ver el resto de vídeos publicados por la Psicóloga Oficial Alicia Garcia Aguiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada