La botella medio llena o medio vacía: la “reestructuración” para ver más allá