Escuela de MilwaukeeTerapia Ericksonianalas bolas de cristal

A la hora de animar a sus pacientes a imaginar y describir su propio futuro, Erickson usaba de vez en cuando la hipnosis para crear bolas de cristal imaginarias con el fin de que la persona pudiera contemplar su futuro. A veces utilizaba más de una. Las colocaba por toda la consulta.

Esta técnica era especialmente absorbente, ya que exigía imaginarse una bola de cristal antes de fantasear con una visión del futuro. Saber que el ejercicio podía terminar con una amnesia hipnótica permitía a los pacientes explorar pensamientos que, de otra manera, pudieran haber sido evitados por ser demasiado dolorosos.

Hemos de aclarar que esta técnica solamente se puede utilizar con sujetos muy sugestionables y, por lo tanto, capaces de alucinar. Sin embargo, aunque una persona no pueda alucinar, podrá con toda facilidad crear una imagen de futuro mentalmente, siendo dirigido por un hipnoterapeuta, sin ser extremadamente sugestionable. Al fin y al cabo, proyectar lo que se desea hacer es una función humana básica y cotidiana.

La única diferencia es que en estado hipnótico, como demuestran los estudios con neuroimagen, se convierten en experiencias realmente vivas. Ya que, como se ha dicho antes, se obtiene una activación de las zonas motoras del cerebro iguales a las que se obtendrían si se estuviera realmente actuando en dicho futuro en lugar de activarse las zonas de visualización.

 

La pregunta del milagro

Tras estudiar la labor de Erickson, Steve de Shazer diseñó una técnica similar a la que llama la pregunta del milagro.

La pregunta del milagro es esencialmente esta:

Si te despertaras una mañana y descubrieras que se ha producido un milagro y tu problema está resuelto, ¿cómo cambiarían tus acciones?

Según De Shazer, la esencia de la terapia que se centra en soluciones es la pregunta del milagro (De Shazer y Berg, 1997). Lo cual representa la esencia de la estrategia de la reorientación y refleja la naturaleza del enfoque terapéutico iniciado por Erickson.

(Extraído de aquí)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.