Escuela de MilwaukeeOtros trastornos

El terapeuta utiliza la tarea de predicción indicándole al paciente lo siguiente:

Entre este momento y la próxima vez que nos reunamos sugiero lo siguiente: todas las noches, antes de irse a la cama, usted hará una predicción acerca de cómo se comportará con respecto a la bebida al día siguiente; y  tomará nota. Al día siguiente actuará como de costumbre, pero al fin del día comparará sus actividades con su predicción del día anterior, para ver si se cumplió o no. Además, anote en un papel qué diferencia notó en su vida. Después haga otra predicción para el día siguiente. Quisiéramos que repita esto durante una semana y vuelva con los resultados. Le agradeceré que anote todo, para que yo pueda tener una información precisa.

Además, el terapeuta puede indicar alguna variante de la tarea, que él adaptará a las circunstancias de la vida del paciente. Nosotros pensamos que esta directiva es muy útil cuando el paciente percibe que no tiene control alguno sobre su bebida y cuando piensa que el hecho de beber se desencadena al azar.

Estos pacientes creen que su bebida depende del comportamiento de otros o de acontecimientos azarosos que escapan a su control. Nosotros creemos firmemente que, en terapia, aceptar esas ideas alienta a los pacientes a ser irresponsables y les permite justificar su comportamiento diciendo que “un demonio me llevó a hacerlo”. Creemos que actuar así es irresponsable y antiético. Sostener que el paciente puede lograrlo es una manera mucho más respetuosa de encarar esta difícil cuestión.

 

(Extraído de aquí)