Aforismo: la acusación del sabio