Aforismo: como fantasmas lastimeros