Sé que hay un micrófono escondido en la oficina