"El miedo a las enfermedades"HipocondríaTerapia Breve Estratégica

Los mismos principios terapéuticos del check-up hipocondríaco son aplicables a la prescripción del diario del corazón (Nardone y Watzlawick, 1990; Watzlawick y Nardone, 1997). En este caso  el monitoreo se focaliza en el corazón, y en particular en la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Por supuesto, el diario del corazón es una prescripción particularmente adaptada al caso de la cardiofobia, decir, es para el que tiene miedo de los infartos, ictus, trastornos de presión, etc. (…)

El diario del corazón

Cada hora del día, el paciente deberá parar un instante y, armado de papel y bolígrafo, proceder con el reconocimiento manual del propio latido. La medida se repetirá 3 veces, con intervalos de un minuto de pausa intercalados. El latido cardíaco es particularmente sensible a las respuestas vegetativas: basta un sobresalto, una emoción, un estado de ansiedad, basta la simple idea de tenerla que medir para que se altere inmediatamente la frecuencia. Es la razón por la que es fundamental que la medición no sea solo una sino repetida.

La exigencia de medir manualmente la frecuencia tiene su explicación. Sabemos de hecho que el paciente cardiofóbico se sobresalta cuando escucha su corazón, tiene dificultad para mantenerse escuchándolo de manera prolongada, en dos palabras: huye de las palpitaciones. Obligarlo por tanto a medirlo manualmente le permitirá entonces escucharlo realmente, entrar en contacto táctil y propioceptivo con el propio corazón. (…)

Así que se tendrá que enseñar directamente durante la sesión cómo tomarse las pulsaciones manualmente, mediante la presión del índice de la mano sobre la arteria radial del brazo, cosa que el paciente no habrá hecho nunca durante toda su vida. Este aprendizaje impartido durante la sesión produce ya una profunda experiencia emocional correctiva y un cambio terapéutico. (…)

Aceptación y autorregulación

Contacto prolongado, familiaridad y aceptación son también en este caso los efectos terapéuticos producidos por la prescripción del diario del corazón. Pero es más, cuando se hace en primera persona, el monitoreo de la propia fisiología cardíaca tiene un potente efecto autorregulativo. También durante percepciones de fibrilación, el automonitoreo repetitivo es capaz de normalizar el funcionamiento en unos pocos minutos. El corazón se transforma gradualmente de un “corazón enfermo” a un “corazón amigo”. Es frecuente que a menudo los pacientes informen en terapia, después de un monitoreo constante durante unas semanas, del descubrimiento de un corazón bradicárdico (más lento de lo normal), contrariamente a lo que se esperaban (taquicardia, arritmias), sienten tener un corazón que bate normalmente y con una frecuencia óptima para su edad.

También en el caso del diario del corazón, la evolución de la prescripción sigue las diversas fases de la terapia hasta llegar a un uso únicamente ya “si se necesita”, pero, a diferencia del check up, se deberá tener en cuenta otra variable típica de la cardiofobia: el evitamiento. Como sabemos, el paciente cardiofóbico casi siempre hace uso del evitamiento (evitamiento de esfuerzos, deporte, movimiento y actividad física en general; evitamiento de alimentos concretos, etc) por miedo a que suba la frecuencia cardíaca.

Por tanto, después de los primeros resultados positivos del monitoreo efectuado, se guía al paciente a contra-evitar gradualmente manteniendo un monitoreo constante. Por ejemplo, inicialmente se podría pedir que continuase con el monitoreo pero después de haber subido una rampa de escalera en tres momentos distintos del día, o bien después de una caminata veloz o de haber dado una vuelta en bicicleta, y así hasta restablecer una sana capacidad de movimiento.

(Extraído de aquí)

Publicaciones relacionadas


Cloé Madanes: terrores nocturnos Una madre acudió a terapia porque su hijo de diez años sufría terrores nocturnos. La mujer era portorriqueña y hablaba poco el inglés. Tenía otras dos hijas mayores y un varoncito. Sus tres hijos mayores eran fruto de un primer matrimonio que terminó en divorcio. Su segundo marido había muerto. (...) Una madre desprotegida y terrores nocturnos ...
Milton Erickson y el niño con asma A Erickson le trajeron un niño de doce años que sufría asma crónica. El niño tenía que llevar un inhalador consigo en todo momento. Cuando Erickson se puso a hablar con el niño, se dio cuenta del gran número de veces que utilizaba su inhalador para poder respirar con facilidad. El niño estaba obviamente inquieto. Erickson le preguntó amablemente: ...
Prescripción para un caso fóbico-obsesivo: miedo al terrorismo PACIENTE: Me ha aconsejado venir aquí con vosotros F. Sufro de un malestar. Últimamente he visto que se manifiesta de manera más aguda. (...) Por ejemplo, la última crisis, llamémosla así, que es la que me ha decidido acudir al doctor F., respecto al Isis, la amenaza a Italia. Me he dado cuenta de que esta situación ha generado en mí como un...diga...
Un caso de TOC: fobia a los excrementos Se presenta un joven con fobia a los excrementos, incluso a los propios. Ha empezado a poner en práctica los habituales procedimientos tranquilizadores: evitar cualquier contacto posible con los excrementos, lavarse cada vez que tiene dudas de haberse ensuciado. La limpieza es tan profunda y agresiva que el paciente se ha producido una herida en el...
La fobia hipocondríaca frente a la hipocondría A diferencia de la forma más generalizada y clásica de hipocondría, en la fobia hipocondríaca el objeto del miedo es casi siempre estable y definido: se modifica poco en el tiempo y es relativo a enfermedades bien delineadas. Por lo demás, el concepto mismo de "fobia" implica una cierta especificidad porque la realidad que asusta es con frecuencia...
Zoofobia: el miedo a los animales La zoofobia, como nos explica Giorgio Nardone en su libro "No hay noche que no vea el día", es el miedo exasperado hasta el pánico activado por el encuentro de ciertos animales, y representa la expresión más clara de la evolución de las fobias como consecuencia de los cambios socioambientales. Esta categoría de miedo era seguramente una de las más...
Dismorfofobia: miedo al propio aspecto físico La dismorfofobia, es decir, el miedo obsesivo al propio aspecto físico, es un trastorno con el mismo sistema perceptivo-reactivo que los demás trastornos fóbicos obsesivos. La persona se concentra y obsesiona en un defecto, en alguna particularidad física, y a partir de entonces vive absolutamente atormentada, evitando ver su imagen en el espejo y...
No me fío de mi corazón: un caso de patofobia   La patofobia, así definida en el modelo de psicoterapia breve estratégica, representa en los últimos decenios una de las más recurrentes formas de trastorno fóbico-obsesivo que involucra tanto al médico como al psicoterapeuta, en cuanto que los pacientes al principio quieren ser tranquilizados y luego ayudados para superar el trastorno. ...
Hipocondría y patofobia: el síndrome del mal oscuro La persona afectada por la hipocondría vive preocupada constantemente por su salud.  Aterrorizada por la posibilidad de padecer alguna enfermedad, trata de controlarla y pone en marcha una serie de rituales que solo consiguen empeorar la situación, hasta el punto de que el miedo y la sospecha de padecer una enfermedad se convierten en la certeza an...
La angustia de las decisiones: estrategias "Huye del león, se encuentra con el oso, entra en casa, apoya la mano en la pared y le muerde la culebra"   El libro bíblico de Amós describe a la perfección la condición del angustiado, aquel que trata de huir inútilmente de una condena inevitable, mientras que para gestionar la angustia sin que ésta le supere no tiene más que actuar de man...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada