Miedos, fobias y pánicoTerapia Ericksoniana

La señora Erickson recordó una ocasión cuando Erickson realizó psicoterapia en una situación social. Estaban en un aeroplano donde los asientos se miraban unos a otros. El hombre frente a ellos cayó en la cuenta de que Erickson era un psiquiatra bien conocido. La señora Erickson contó:

“Él mencionó con timidez total y respetuosamente que no estaba viendo hacia adelante en el viaje porque siempre le daban unas náuseas terribles en el viaje en aeroplano. Preguntó si el Dr. Erickson tendría algunas sugestiones. Y Milton, muy solemnemente le dijo cómo podía mantener su pulgar de una manera particular. Tan pronto como sintiera náusea, dolor y nerviosismo él presionaría su pulgar hasta que realmente comenzara a ser doloroso. Cuando él hiciera esto, encontraría que la sensación se retiraría.

Recuerdo haber estado sentada ahí mirando mientras que él explicaba este método y pensaba, “¿Cómo puede funcionar esto? Milton no sabe nada en absoluto sobre este tipo. ¿Cómo es posible que pueda funcionar?”

Y caramba, dos o tres veces durante el vuelo vi al hombre hacer muecas muy discretamente. Cuando sirvieron el almuerzo, comió abundantemente.

 

(Extraído de aquí)

(Extraído de aquí)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada