PsicofármacosTrastornos psicológicos

El miedo es una percepción que activa respuestas fisiológicas, las más inmediatas de las cuales son el aumento del ritmo cardíaco, del ritmo respiratorio y del reflejo electrogalvánico, que activan el organismo en cuestión de milésimas de segundo para una posible fuga o lucha.
Cuando el conjunto de estas reacciones se mantiene durante un tiempo más prolongado que el de la respuesta inmediata al estímulo, se define como ansiedad. Por tanto, la ansiedad no es una reacción patológica sino la respuesta natural del sujeto ante una sensación de amenaza. Solo se convierte en patológica cuando supera el umbral de la funcionalidad y conduce al organismo a un auténtico bloqueo psicofisiológico: el pánico.

Control de la ansiedad a través de la gestión del miedo

A veces, en sujetos que han experimentado ataques de pánico en repetidas ocasiones, una activación sana de la ansiedad se vive con temor, porque se interpreta como el preludio a una escalada psicofisiológica que conduce al ataque de pánico. Así pues miedo y ansiedad se influyen de manera recíproca, el uno es el efecto de la otra, aunque el efecto a su vez puede transformarse en causa. Sin embargo, lo que marca la diferencia es que, si se aprende a gestionar el miedo se controlará también la ansiedad, mientras que si se trata de reducir únicamente la ansiedad no se eliminará el miedo.

Como escribe el prestigioso neurocientífico Antonio Damasio (Gazzaniga, 1999), si se sedan las reacciones de ansiedad de un sujeto aquejado de miedo patológico se bloqueará la activaciónfisiológica, pero no se estará eliminando la percepción del miedo. Es como escayolar a alguien y luego someterle a estímulos amenazadores: no podrá reaccionar, pero experimentará miedo (además, la mayoría de las veces la sedación farmacológica mediante ansiolíticos conduce a efectos paradójicos después de algunos meses, pues alimenta la ansiedad en lugar de reducirla).

También podemos aprender una técnica de relajación; ésta, siempre que seamos capaces de aplicarla durante un arrebato de miedo, controlará nuestra reacción, pero no cambiará nuestra percepción. Se debe intervenir sobre la percepción de lo que asusta y no solo sobre la reacción fisiológica. La transformación de lo aterrador en algo que se puede gestionar restituye a la persona la sensación de control sobre si misma y sobre las circunstancias que teme.

Angustia y ansiedad

Estar angustiado es muy distinto a estar ansioso. Mientras la ansiedad se convierte en patológica por exceso la angustia es un estado de malestar, nunca de activación positiva. Se trata de un estado de expectativa negativa con respecto a los acontecimientos futuros y no solo de un pesimismo hipotético, sino de la certeza de que las cosas irán a peor sin posibilidad de intervención. El angustiado es aquel que siente estar sufriendo una condena de la que no puede escapar y que vive en un estado de pesadumbre a la espera de que ésta se cumpla. La sensación de impotencia transforma la espera en algo aún más trágico, pues convierte al sujeto en alguien indefenso y le conduce a crisis depresivas.

El equivalente sintomático más frecuente de la angustia es un estado depresivo y una sensación de pesadumbre constante, con frecuentes efectos psicosomáticos y alteraciones del sueño. Incluso en este caso la solución al malestar no puede pasar por una sedación de los efectos fisiológicos, sino por el cambio en la percepción de condena que el sujeto vive. Además, en estos casos la sedación limita los síntomas e inhibe los recursos del sujeto, provocando otro círculo vicioso patógeno: estoy mejor, pero me siento aún más inepto porque me falta capacidad de reacción.

Como suele decirse, nunca hay que perder de vista que “solo quien tira la toalla se da realmente por vencido”.

 

Extraído íntegramente del fantástico libro “El miedo a decidir. Cómo tener el valor de elegir“. Giorgio Nardone. Paidós.

Publicaciones relacionadas


Milton Erickson y el niño con asma A Erickson le trajeron un niño de doce años que sufría asma crónica. El niño tenía que llevar un inhalador consigo en todo momento. Cuando Erickson se puso a hablar con el niño, se dio cuenta del gran número de veces que utilizaba su inhalador para poder respirar con facilidad. El niño estaba obviamente inquieto. Erickson le preguntó amablemente: ...
Prescripción para un caso fóbico-obsesivo: miedo al terrorismo PACIENTE: Me ha aconsejado venir aquí con vosotros F. Sufro de un malestar. Últimamente he visto que se manifiesta de manera más aguda. (...) Por ejemplo, la última crisis, llamémosla así, que es la que me ha decidido acudir al doctor F., respecto al Isis, la amenaza a Italia. Me he dado cuenta de que esta situación ha generado en mí como un...diga...
Un caso de TOC: fobia a los excrementos Se presenta un joven con fobia a los excrementos, incluso a los propios. Ha empezado a poner en práctica los habituales procedimientos tranquilizadores: evitar cualquier contacto posible con los excrementos, lavarse cada vez que tiene dudas de haberse ensuciado. La limpieza es tan profunda y agresiva que el paciente se ha producido una herida en el...
La fobia hipocondríaca frente a la hipocondría A diferencia de la forma más generalizada y clásica de hipocondría, en las fobias hipocondríacas el objeto del miedo es casi siempre estable y definido: se modifica poco en el tiempo y es relativo a enfermedades bien delineadas. Por lo demás, el concepto mismo de "fobia" implica una cierta especificidad porque la realidad que asusta es con frecuen...
Zoofobia: el miedo a los animales La zoofobia, como nos explica Giorgio Nardone en su libro "No hay noche que no vea el día", es el miedo exasperado hasta el pánico activado por el encuentro de ciertos animales, y representa la expresión más clara de la evolución de las fobias como consecuencia de los cambios socioambientales. Esta categoría de miedo era seguramente una de las más...
Dismorfofobia: miedo al propio aspecto físico La dismorfofobia, es decir, el miedo obsesivo al propio aspecto físico, es un trastorno con el mismo sistema perceptivo-reactivo que los demás trastornos fóbicos obsesivos. La persona se concentra y obsesiona en un defecto, en alguna particularidad física, y a partir de entonces vive absolutamente atormentada, evitando ver su imagen en el espejo y...
Patofobia en forma de cardiofobia: el diario del corazón Los mismos principios terapéuticos del check-up hipocondríaco son aplicables a la prescripción del diario del corazón (Nardone y Watzlawick, 1990; Watzlawick y Nardone, 1997). En este caso  el monitoreo se focaliza en el corazón, y en particular en la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Por supuesto, el diario del corazón es una prescripción...
No me fío de mi corazón: un caso de patofobia La patofobia, así definida en el modelo de psicoterapia breve estratégica, representa en los últimos decenios una de las más recurrentes formas de trastorno fóbico-obsesivo que involucra tanto al médico como al psicoterapeuta, en cuanto que los pacientes al principio quieren ser tranquilizados y luego ayudados para superar el trastorno. Esta danza...
La angustia de las decisiones: estrategias "Huye del león, se encuentra con el oso, entra en casa, apoya la mano en la pared y le muerde la culebra"   El libro bíblico de Amós describe a la perfección la condición del angustiado, aquel que trata de huir inútilmente de una condena inevitable, mientras que para gestionar la angustia sin que ésta le supere no tiene más que actuar de man...
La trampa de las expectativas A través de las expectativas esperamos de los demás (o de nosotros mismos) una serie de percepciones o reacciones que provienen de nuestra propia forma de percibir y reaccionar. Es decir, conocedores de como vemos y sentimos las cosas esperamos que los demás sientan y reaccionen del mismo modo en que lo haríamos nosotros. Pero teniendo en cuenta qu...

1 comentario

  1. Buenas tardes Alicia:

    Me llamo Jaime Escudero Cruz , acabo de cumplir 42 años y llevo ya dos años diagnosticado de fibromialgia y un año mas o menos de trastorno de depresion grave. La verdad es que estoy desesperado y empezando a sentir miedo por lo que pudiera venir, ya que actualmente me sigue viendo distintos especialistas por si hubiese algo mas escondido por debajo de la fibromialgia.
    Por otro lado tengo que aguantar la prepotencia y la estupidez de ciertos profesionales que todavia nos llaman vagos y estafadores de la SS…el proximo dia 10 tengo cita con el psiquiatra y ya llevo dias sintiendome mal. Me lo dice todo mi cuerpo, pero sobre todo el estomago…las entrañas mas bien… el miedo se agarra con tanta fuerza que es imposible librarse de el. Que me aconsejas en mi caso?
    Muchisimas gracias de antemano.

    JAIME ESCUDERO CRUZ
    jescuderocruz@gmail.com
    600 520 567 (whattsap)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada