Mis artículosTrastornos psicológicosTrastornos sexuales y de pareja

La violencia psicológica, mucho más difícil de detectar que el maltrato físico por razones obvias, presenta también una serie de indicadores que una mirada atenta e informada puede revelar.

En primer lugar, tenemos que tener claros los objetivos, más o menos inconscientes, del maltratador: manipular, controlar, hacer daño y asustar, someter y humillar, hacer sentir insegura e inadecuada a la mujer (mujer en la mayoría de los casos, aunque no siempre).

Para que podamos identificarlos como signos de alerta, tendremos que observarlos frecuente y reiteradamente, nunca de manera eventual y circunstancial.

Uno de los elementos a tener en cuenta es que en la comunicación del maltratador el componente del desprecio, debido al sentido de superioridad en el que se percibe, es constante. Este desprecio se manifiesta en la rabia y el disgusto con los que se dirige al maltratado, acompañados de los gestos faciales correspondientes (nariz encogida, elevación del labio superior, etc).

A nivel más verbal, hace uso de elementos como la ironía y el sarcasmo, la redirección de la culpa (siempre del maltratado), la burla, la ausencia de respuesta, el trato con suficiencia y el escarnio.

Evidentemente, también puede hacer uso de insultos, ofensas y demás humillaciones verbales, que resultan, como el maltrato físico, más visibles.

La sedimentación del maltrato psicológico

Muchas maltratadas suelen referir críticas gratuitas constantes, sin una clara motivación que las justifique, con el objetivo destructivo de hacerla sentir inadecuada, imperfecta, en deuda con el que comparte la vida con ella.

Hay que tener en cuenta que a menudo resulta complicado para el afectado distinguir el límite con la ofensa y el ataque. En primer lugar, porque el maltratador puede ser muy sutil, acompañando sus ataques aparentemente sanos con frases como “contigo no se puede bromear, todo te lo tomas mal”. En segundo lugar, porque la mujer tiende a asignarse la culpa de cada “malentendido”.

Por otro lado, la frecuencia constante e indiscriminada del ataque acaba por normalizarlo –decía Dowstovieski que una característica distintiva del hombre es que acaba por acostumbrarse a todo–, produciéndose lo que M. Bonsangüe (2015)  llama un proceso de sedimentación a un nivel inconsciente.

Como ya he comentado, el problema es que este tipo de comunicación es la única que establece el maltratador con su pareja, su uso es rígido y constante, y la frecuencia cada vez mayor.

A menudo una subida del volumen de la voz puede ser un indicador de una violencia física inminente, así como la rotura voluntaria de objetos personales de la mujer (o regalados por ella), que tienen el objetivo de intimidarla y amenazarla de una manera velada aún.

Tratamiento

El trabajo terapéutico pretende ayudar a la víctima a reconocer todos estos signos, mientras comprueba en el trato con el terapeuta lo que es una comunicación sana y pacífica respecto a una destructiva. La comparación en el trato es importante, porque le permite salir de la “sedimentación” y normalización de las que hablábamos antes.

A menudo se debe tratar y canalizar también la rabia que comienza a aflorar en la víctima cuando se da cuenta del proceso perverso que ha permitido sobre sí.

La decisión de perpetuarlo o romper con él, como siempre, no es ya competencia del terapeuta.

Para saber más, leer el magnífico libro de Mónica Bonsangue "La violenza psicologica nella copia. Cosa c´e prima di un femminicidio", de la editorial Invictus.

Publicaciones relacionadas


M. Erickson y el divorcio amistoso Les contaré el caso de una pareja. Al marido lo vi solo una vez. Vino a verme y me dijo: "Soy hijo único. Mi padre es pastor en una iglesia cristiana de ideas muy cerradas. Me han criado en la convicción de que fumar es un pecado, ir al cine es un pecado. De hecho, me criaron a partir de la idea del pecado, y de que son pocas las cosas que uno p...
Psicotrampas del impotente y de la anorgásmica Entre los trastornos más frecuentes y padecidos en este campo se encuentran la impotencia masculina y la anorgasmia femenina: ambos son frentes que limitan la plena expresión de un instinto tan profundamente natural. Las dos formas de desorden pueden parecer muy diferentes, pero en realidad el mecanismo que las desencadena es muy parecido: tanto e...
C. Loriedo: ¿cómo elegimos a quien amamos? ¿Nos enamoramos de una persona porque se parece a nosotros o al contrario, porque es diferente y eso atrae nuestra atención? Las conclusiones de los estudiosos son contradictorias: Mehrabian (1989), por ejemplo, considera que las afinidades recíprocas contribuyen de manera determinante a la felicidad y armonía de la vida de pareja. Muchos otros a...
Errores de comunicación con la pareja La investigación y la experiencia en el trabajo con parejas en conflicto ha llevado a identificar una serie de errores fatales en la comunicación que pueden extenderse también a la comunicación con uno mismo y no solo a la comunicación con los demás: Puntualizar Pocas cosas pueden ser tan fastidiosas como sentir que nos explican cómo son las co...
La violencia psicológica en la pareja: desarrollo de la relación de maltrato (II) Si el cortejo ha llevado a buen fin, aparece rápido la fase del enamoramiento o del encanto. Es la fase en la que todos son aparentemente felices.[] Nietzsche afirmaba que "el amor es el estado en el que el hombre ve las cosas distintas de como son". Nada más cierto en este caso. [] Esta es la capacidad que tiene el maltratador: la de hacer que al...
La violencia psicológica en la pareja: desarrollo de la relación de maltrato (I) Las fases de Walker que describen el ciclo de la violencia describen la ciclicidad de los comportamientos violentos, sobre todo de las explosiones físicas, en el interior de una relación ya creada. Pero ¿qué sucede antes? ¿Es posible trazar una panorámica del escenario precedente? En otras palabras, ¿cómo puede uno llegar a involucrarse en una re...
Los trastornos sexuales y la anulación de la espontaneidad Alguien ha afirmado irónicamente que el gran mérito de la Iglesia Católica ha sido el de haber hecho agradable el sexo prohibiéndolo: más allá de esta broma queda el hecho de que el comportamiento sexual parece de algún modo necesitar también de vetos, y que la ausencia de ellos puede, en algunas personas, resultar contraproducente; con mayor razón...
Milton Erickson: atendiendo parejas   Jay Haley: Hemos partido del problema de cuando quieres ver a dos personas a la vez en lugar de una por vez. ¿Hay algo por lo que debas ver a dos personas juntas? Erickson: Normalmente veo a las parejas en aquella otra habitación. Invariablemente pregunto a los dos: "¿Quién de los dos quiere hablarme primero, o lo queréis hacer juntos?". D...
Adolescentes violentos: desarme unilateral Un caso considerado imposible Acudieron a la consulta los padres con el hijo, un muchacho alto y grueso, que hacía tiempo estaba en tratamiento farmacologico por un diagnostico de trastorno de personalidad borderline, pero que nunca había recibido tratamiento psicológico. Un caso considerado imposible por diferentes y notables terapeutas, que se h...
Palo Alto: la confirmación de las sospechas del acusador mediante la autodefensa En esta clase de problemas, por lo general, hay alguien que sospecha que otra persona realiza un acto que ambas partes consideran equivocado: infidelidad, exceso en la bebida, delincuencia, falta de honradez. Lo típico es que el sujeto A formule acusaciones acerca del sujeto B, y que éste responda mediante una negación de las acusaciones y una auto...

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada