La escuela de Milán y la connotación positiva del síntoma