"El miedo a decidir"Duda patológica y obsesionesFobia social, paranoia y deliriosTerapia Breve Estratégica

“Huye del león, se encuentra con el oso, entra en casa, apoya la mano en la pared y le muerde la culebra”

 

El libro bíblico de Amós describe a la perfección la condición del angustiado, aquel que trata de huir inútilmente de una condena inevitable, mientras que para gestionar la angustia sin que ésta le supere no tiene más que actuar de manera contraria. Más concretamente, el sentido común me sugeriría -si bien con desastrosos resultados- que, si quiero someter a “la bestia que me muerde el alma”, debería evitar esforzarme por no mirarla y pensar en positivo.

Sin embargo, se trata de todo lo contrario: he de afrontarla estratégicamente situándola en un espacio, en un tiempo y en un procedimiento determinados; es decir, por la mañana debo prever todos los resultados más terribles y más temidos, y escribirlos y describirlos con todo detalle; luego, dejar que el día pase para, por la noche, comprobar si mis catastróficas previsiones se han cumplido.

El ejercicio de escribir con todo detalle nuestras expectativas angustiosas hace   que el sujeto desarrolle de manera progresiva una lejanía emocional precisamente porque acepta su inexorabilidad. La descripción las hace casi aceptables e insensibiliza progresivamente la angustia que sentimos hacia ellas, lo que permite que, al cabo de unas horas, el sujeto no sienta su acecho.

Desmontando el mecanismo catastrófico

En conclusión, comprobar por la noche cuáles de nuestras funestas previsiones se han cumplido es una manera de desmontar el mecanismo del pensamiento catastrófico. Incluso en el caso de que los acontecimientos previstos se cumplan, este procedimiento hace que sean más aceptables y fáciles de gestionar. Séneca presenta un ejemplo maravilloso de la aplicación de esta estratagema mental cuando -durante su exilio en Córcega, donde esperaba la inexorable condena a muerte impuesta por el emperador Nerón- en lugar de desterrar sus pensamientos sobre la muerte, los tenía presentes todos los días y los transcribía con todo detalle. El filósofo afrontó con serenidad la tortura a la que fue sometido antes del suicidio al que le obligaron.

El acto de escribir, como demuestran numerosas investigaciones, tiene la propiedad de sumergirnos totalmente en lo que describimos, pero, al mismo tiempo, nos permite alejarnos de ello.

Repetir este ejercicio de manera cotidiana nos da la capacidad de aceptar también lo inaceptable, pero, sobre todo, reduce los angustiosos controles mentales de los que somos capaces. Esta estrategia vale también en aquellos casos en los que alimentamos resentimientos u hostilidades hacia alguien.

La técnica de Cioran

Si cada día nos esforzamos en escribir las acusaciones y los insultos que nos gustaría soltarle, pero  que no podemos dedicarle, al cabo de un rato nuestra rabia se calmará y la persona que detestamos nos parecerá más aceptable; al final, podríamos incluso encariñarnos con ella. Emil Cioran escribe: Gracias a este recurso, he conseguido convivir conmigo mismo. 

Si lo aplicamos al tema que nos ocupa, este mecanismo mental no solo se revela eficaz a la hora de reducir y de gestionar con mayor facilidad la angustia provocada por las decisiones tomadas o por las que no podemos tomar, sino que también eliminará los efectos depresivos que a menudo se asocian a este estado. Una vez que se elimina la angustia y se adquieren las capacidades necesarias para gestionar incluso las situaciones más adversas, las reacciones depresivas, en efecto, ya no tienen razón de ser, dado que son consecuencia de nuestra rendición a una circunstancia indeseada.

(Extraído de aquí)

Publicaciones relacionadas


Milton Erickson y el niño con asma A Erickson le trajeron un niño de doce años que sufría asma crónica. El niño tenía que llevar un inhalador consigo en todo momento. Cuando Erickson se puso a hablar con el niño, se dio cuenta del gran número de veces que utilizaba su inhalador para poder respirar con facilidad. El niño estaba obviamente inquieto. Erickson le preguntó amablemente: ...
Diccionario Internacional de Psicoterapia: la técnica del como si Haciendo “como si” Prescripción psicoterapia utilizada en los enfoques de tipo estratégico, que consiste en pedir al paciente que se comporte, en pequeñas cosas cotidianas, "como si" la percepción de su realidad fuese diferente de como normalmente la experimenta. La técnica se basa sobre la lógica de la creencia y sirve para guiar a la persona al ...
Prescripción para un caso fóbico-obsesivo: miedo al terrorismo PACIENTE: Me ha aconsejado venir aquí con vosotros F. Sufro de un malestar. Últimamente he visto que se manifiesta de manera más aguda. (...) Por ejemplo, la última crisis, llamémosla así, que es la que me ha decidido acudir al doctor F., respecto al Isis, la amenaza a Italia. Me he dado cuenta de que esta situación ha generado en mí como un...diga...
Un caso de TOC: fobia a los excrementos Se presenta un joven con fobia a los excrementos, incluso a los propios. Ha empezado a poner en práctica los habituales procedimientos tranquilizadores: evitar cualquier contacto posible con los excrementos, lavarse cada vez que tiene dudas de haberse ensuciado. La limpieza es tan profunda y agresiva que el paciente se ha producido una herida en el...
La fobia hipocondríaca frente a la hipocondría A diferencia de la forma más generalizada y clásica de hipocondría, en las fobias hipocondríacas el objeto del miedo es casi siempre estable y definido: se modifica poco en el tiempo y es relativo a enfermedades bien delineadas. Por lo demás, el concepto mismo de "fobia" implica una cierta especificidad porque la realidad que asusta es con frecuen...
Zoofobia: el miedo a los animales La zoofobia, como nos explica Giorgio Nardone en su libro "No hay noche que no vea el día", es el miedo exasperado hasta el pánico activado por el encuentro de ciertos animales, y representa la expresión más clara de la evolución de las fobias como consecuencia de los cambios socioambientales. Esta categoría de miedo era seguramente una de las más...
Dismorfofobia: miedo al propio aspecto físico La dismorfofobia, es decir, el miedo obsesivo al propio aspecto físico, es un trastorno con el mismo sistema perceptivo-reactivo que los demás trastornos fóbicos obsesivos. La persona se concentra y obsesiona en un defecto, en alguna particularidad física, y a partir de entonces vive absolutamente atormentada, evitando ver su imagen en el espejo y...
Patofobia en forma de cardiofobia: el diario del corazón Los mismos principios terapéuticos del check-up hipocondríaco son aplicables a la prescripción del diario del corazón (Nardone y Watzlawick, 1990; Watzlawick y Nardone, 1997). En este caso  el monitoreo se focaliza en el corazón, y en particular en la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Por supuesto, el diario del corazón es una prescripción...
No me fío de mi corazón: un caso de patofobia La patofobia, así definida en el modelo de psicoterapia breve estratégica, representa en los últimos decenios una de las más recurrentes formas de trastorno fóbico-obsesivo que involucra tanto al médico como al psicoterapeuta, en cuanto que los pacientes al principio quieren ser tranquilizados y luego ayudados para superar el trastorno. Esta danza...
La decisión sentimental: la encrucijada de elegir entre dos hombres Probablemente uno de los terrenos de toma de decisiones más enrevesados y sufridos sea el sentimental. [] Nuestro caso trata de una diseñadora gráfica de treinta y tres años que se hallaba en la encrucijada de tener que elegir entre dos hombres: por una parte su novio de toda la vida, del que había estado enamorada y con el que había tenido un hij...

1 comentario

  1. Excelente reflexión!! Es una gran lección para esta etapa de mi vida en la que siento el vacío de no tener en casa a mi Hijo que se acaba de ir de casa a estudiar fuera, el día de presenta áspero, frío, doloroso y triste, sin nadie en casa con quién hablar, compartir conversaciones, un abrazo, incluso una discusión o disculpa… siento que me cuesta mucho más terminar que empezar el día, y tengo un doble deseo de que pase pronto y a la vez explorar otras opciones que me hagan sentirme cómoda y tranquila en esta nueva forma de vida. Gracias por arrojar luz para seguir adelante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada