Artículos destacadosMiedos, fobias y pánicoOtros trastornos

El guion del estudiante eterno es, en cierto sentido, opuesto al del vencedor. Mientras el primero desea estar constantemente bajo los focos para ser ademirado y reconocido, el eterno estudiante trata de empequeñecerse al máximo, para no ser visto. Este guion se activa cuando la persona se encuentra en una situación que requiere mostrar su preparación, competencia y, en general, sus capacidades. Ya se trate de hablar en una reunión, un examen, presentar un proyecto o cualquier otro tipo de performance, el eterno estudiante no se siente nunca lo suficientemente preparado, capaz o brillante.

Su mayor miedo es hacer el ridículo ante los demás y también ante sí mismo, Esta inseguridad nace de la premisa errónea de que, antes de exponerse y entrar en acción, es indispensable tener un conocimiento completo y perfecto de aquello sobre lo que se va a exponer […] Sin embargo, el conocimiento de cualquier ámbito es tan amplio que es imposible para cualquiera abarcarlo completamente. Por tanto […] el eterno estudiante se siente siempre no del todo preparado.

La eterna postergación

En la línea de Sócrates, cuanto más se sabe, más se descubre no saber, por tanto, se ve obligado a seguir profundizando y estudiar cada vez más. Incluso su pasión por la teoría se convierte en un límite, porque, al no estar particularmente interesado en la aplicación práctica de lo que estudia, no posee ningún criterio para seleccionar la información más importante de la que lo es menos […]

En un primer momento, postergar la prueba o la exposición parece una buena estrategia, pero a largo plazo se revela una trampa porque hace cada vez más difícil decidir el entrar en acción. Así, poco a poco, el eterno estudiante se refugia cada vez más en la calmante teoría, haciéndose cada vez menos capaz de enfrentarse con las pruebas concretas de la vida.

A menudo son víctimas de este guion aquellos estudiantes que, quedándose estancados en los libros, posponen repetidamente los exámenes, y también aquellos profesionales que coleccionan cursos de perfeccionamiento, sin aplicar nunca hasta el fondo lo que aprenden […]

Si existe el riesgo de la exposición, el eterno estudiante trata lo máximo posible de ser invisible a los ojos de los demás, esperando no ser interpelado o involucrado. En el grupo trata de mimetizarse, dejando encantado los focos a los demás, y si tiene que exponerse, trata de hacerlo de la manera más rápida e indolora posible. El eterno estudiante encuentra su seguridad en una eterna invisibilidad […]

Recuperar la visibilidad

Recuperar tu poder requiere, por tanto, pasar de un conocimiento puramente teórico a uno de tipo pragmático, que se ocupe también del saber hacer. Un conocimiento que no sea puramente especulativo, sino que te permita actuar de manera eficaz sobre la realidad en función de los objetivos propuestos. Imagina que quieres aprender a conducir. Podrías leerte todo el manual de instrucciones, saber todo sobre el motor, los neumáticos, la batería, pero si no te pones a conducir y no lo pruebas, jamás aprenderás a hacerlo […]

El verdadero conocimiento no consiste en una acumulación de datos, seguramente desconectados entre sí, sino en la capacidad de asociarlos y conectarlos de manera original, para encontrar soluciones o puntos de vista innovadores […]

Se trata fundamentalmente de dos pasos: el primero es desarrollar la capacidad de seleccionar la información relevante, distinguiéndola de la superflua […], el segundo será el de empezar a exponerte un poco cada vez, incluso cuando no te sientas suficientemente preparado […] Cada día corre un pequeño riesgo y actúa aunque no te sientas del todo preparado. Comienza con las cosas aparentemente más banales, por ejemplo, intenta cocinar algo sin haber consultado bien la receta o intenta hacer funcionar un aparato electrónico sin haber leído el manual de instrucciones. Pasa después a cosas más relevantes.

(Extraído y traducido de aquí)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.