Escuela de Milán: el ritual familiar