Alimentación estratégicaTerapia Breve Estratégica

Más que con la fuerza de voluntad, el escaso cumplimiento de las dietas entendidas en el sentido tradicional parece estar relacionado con dos tipos de factores.

El primero es puramente fisiológico: si mantenemos en el tiempo un estado de emergencia calórica, llega un momento en que el cuerpo se rebela, tratando de recuperar de todas las maneras posibles las calorías perdidas, independientemente de la cantidad de grasa corporal que se haya acumulado como provisión.

El factor biológico

El hombre primitivo nunca tuvo que preocuparse de la abundancia

Como han señalado Speciani y Speciani (2015), desde un punto de vista biológico, nuestro cuerpo es en lo esencial idéntico al del ser humano primitivo, que tuvo que preocuparse solo de la escasez, y no de la abundancia de alimentos. Frente a una dieta demasiado estricta, por tanto, su cuerpo entra en un estado de alerta de “carestía” y pone en marcha los mecanismos de defensa real, tales como la disminución del metabolismo basal y la acumulación de masa grasa a expensas de la masa magra. Mecanismos que, como hemos visto, hacen que la pérdida de peso sea cada vez más difícil, si no imposible, llegando incluso a agravar el sobrepeso que habría tenido que reducir.

El factor psicológico

Igual de importante es el segundo factor, de una naturaleza estrictamente psicológica. El concepto de dieta en el sentido tradicional siempre se refiere a la idea de limitación y sacrificio, y por lo tanto, interfiere profundamente en el placer, la sensación fundamental sobre el que se basa nuestra relación con la comida. (…) Cuanto más prohibido está un alimento, más se dispara la pulsión transgresora en relación con ese alimento que, en virtud de la prohibición, se vuelve cada vez más deseado.

El intento obsesivo de controlar la alimentación y el peso, por lo tanto, parece funcionar al principio, pero inevitablemente conduce a la pérdida de control, produciendo un aumento de peso progresivo e inexorable. En otras palabras, mantenerse a dieta en términos clásicos, paradójicamente, hace engordar más que no seguir dieta alguna (Nardone, Valteroni, 2017).

La aparente incapacidad para mantener una dieta a lo largo del tiempo se basa, por lo tanto, en el contraste entre las sensaciones y la voluntad, lo que lleva a la paradoja de intento de control que hace perder el control. Este mecanismo, repetido en el tiempo, es uno de los principales factores que contribuyen al desarrollo de algunos trastornos alimentarios, como la bulimia y el trastorno por atracón.

No basta con la voluntad

El falso mito de: “Basta con un poco de fuerza de voluntad” es particularmente odioso porque, al no tener en cuenta estos mecanismos psico-fisiológicos básicos, termina por culpar a los que no pueden seguir una dieta, ignorando el hecho de que, a menudo, el problema reside en la rigidez de las propias recomendaciones dietéticas.

Cualquier dieta que separe los alimentos en “malos”, prohibidos (tal vez porque son demasiado calóricos) y “buenos”, que están permitidos, termina desatando el efecto de transgresión, frente al cual nuestra fuerza de voluntad solo puede fallar. (…)

Si queremos recuperar el significado etimológico de “dieta” como “estilo de vida”, siempre tenemos que preservar el placer de la relación con la comida y evitar una excesiva rigidez. (…)

Sea la que sea la dieta que deseemos seguir siempre será importante prever la posibilidad de pequeñas transgresiones, que nos protejan de las grandes transgresiones, ayudándonos a evitar que se desencadene la pérdida de control descrita anteriormente.

(Extraído de aquí)

Publicaciones relacionadas


Falsos mitos de la alimentación: qué es la insulinorresistencia El índice insulinémico (o insulínico) es la capacidad de un alimento concreto para estimular la producción de insulina, y depende principalmente de los carbohidratos presentes, así como de las fibras y algunas proteínas. Los alimentos naturales tienen un índice insulinémico bastante bajo, y nuestro metabolismo, por lo tanto, está programado para co...
Bulimia: tipología y diferenciación "La avidez es un refugio emotivo: es la señal de que algo nos está devorando" Peter Vries   Existe una gran confusión respecto a este tipo de trastorno alimentario, y a veces se utiliza el término de bulimia sin ningún tipo de discriminación entre aquellos que sufren  de episodios de atracones con la comida. Cuando los episodios de atracón...
Anorexia: refugio y prisión La anorexia es el trastorno alimentario más claramente perturbador, porque cuando se manifiesta lo hace de manera opuesta a la lógica del sentido común: ¡dejar de comer hasta incluso alcanzar la muerte! Para explicar las patologías alimentarias contamos con miles de teorías: desde la freudiana, según la cual proceden de traumas sexuales vividos en...
Los males de la alimentación actual: discordancia evolutiva e inadaptación del genoma humano (2ª par... Ver artículo primera parte Algunos autores han resumido los defectos principales de la alimentación moderna y sus consecuencias sobre la salud: Carga glucémica excesiva El aumento del consumo de cereales, su refinación y lo más reciente,  el masivo aumento de la ingesta de azúcar, ha incrementado netamente la carga glucémica de nuestra aliment...
Los males de la alimentación actual: discordancia evolutiva e inadaptación del genoma humano (1ª par... El problema Una cosa cierta de nuestro pasado remoto es que el alimento era escaso y procurárselo resultaba complejo, arriesgado y fatigoso. No menos cierto es que hoy, en el mundo occidental, la comida está por todas partes y se ha convertido en un producto industrial fácilmente accesible. Si no ponemos remedio rápido, en el futuro inmediato corr...
Aforismo: la dieta "La dieta es aquel breve periodo de privación que precede a un aumento de peso" Giorgio Nardone
La trampa de la restricción en la alimentación Las dietas La paradoja esencial que se desprende de un análisis riguroso de los resultados de las diversas dietas es que todas son eficaces, pero en realidad ninguna funciona bien. Los problemas surgen al tratar de mantener los resultados, porque casi la totalidad de las personas abandonan al poco tiempo la dieta y acaban recuperando peso, que au...
Milton Erickson: una de kilos Habla Erickson: Una mujer vino a verme y me dijo: "Peso 90 kilos. Hice dieta bajo control médico centenares de veces, con éxito. Quiero pesar 65 kilos. Cada vez que bajo de peso hasta los 65, corro a la cocina para celebrar mi triunfo y ahí mismo me vuelvo a echar todos los kilos encima. Ahora peso 90. ¿Puede usted ayudarme, mediante la hipnosis...
La dieta paradójica: la gestión del placer El problema esencial de cualquier dieta no reside en su eficacia sino en su mantenimiento a lo largo del tiempo. Es más, la desilusión que se deriva de la repetición del fracaso habitualmente conduce a una actitud depresiva de renuncia. Pero si, como hemos dicho, el problema no está representado por las soluciones sino por su mantenimiento a lo lar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada