Escuela de Palo Alto y WatzlawickFobia social, paranoia y deliriosOtros trastornosTrastornos sexuales y de parejaCelos extremos

Con 25 años, Hilario era integrante de una secta religiosa de una moral y religiosidad extremadamente rígida. Después de 3 años y sin haber tenido relaciones sexuales, se casó con Ana, una estudiante de maestra jardinera de 22 años.

Prolijo en demasía, muy ordenado y por sobre todo con manejos de detallismo y obsesividades muy marcados, el paciente se quejaba sobre las probables infidelidades de su esposa. Él trabajaba aproximadamente 10 horas diarias y desconfiaba acerca de lo que ella podría hacer en ese tiempo. Sus celos se habían convertido en una idea fija y eran fuente de graves conflictos en la pareja.

Ana era sumisa y tradicional, y en general acataba los reclamos, las exigencias y las críticas de su marido. Pero en el último tiempo había comenzado a no soportar el asedio constante de Hilario. Discutían y ella terminaba en un llanto amargo, planteando la posibilidad de separación. Era, entonces, cuando Hilario enloquecía, se sentía abandonado y se arrodillaba -literalmente- pidiendo disculpas.

Comienza la terapia para los celos

Hilario comenzó una psicoterapia. El terapeuta invitó a Ana a dos sesiones para después continuar un trabajo individual con él. En una de las entrevistas, el paciente expresó claramente su deseo -como forma de solución-, sobre dejar a su mujer encerrada en la casa o colocar rejas lo suficientemente grandes para mantenerla aislada. Planteamiento que no deja de asombrar: él no se cuestiona acerca de sus celos, sino que sus propias fantasías celotípicas las asume como realidades.

Apoyándose en alguna de estas ideas y fantasías del paciente, el terapeuta prescribió la desconfianza. Pero organizando y planificando “la gran encerrona” de su esposa.

El delirio llevado más allá
La encerrona de los celos

Entonces, la mejor activación de los mecanismos de control podría desarrollarse en torno a la seguridad edilicia. No hacía mucho tiempo que habían comprado en las afueras una nueva vivienda grande con jardín. El terapeuta tomó papel y lápiz y, creando una atmósfera de intriga, sugirió a Hilario que comenzara a pedir presupuestos sobre un listado de materiales para asegurar su vivienda  y así evitar que su mujer tuviese cualquier contacto con el exterior. De esa manera, solamente podría salir de allí con él.

En principio, le pidió al paciente que diseñara, regla en mano y proporcionalmente, el plano de su casa. A partir del dibujo se establecerían las normas de seguridad. La casa debía ser circundada en tres partes (la trasera y las laterales) por muros que llegarían a un mínimo de cuatro metros de altura y en el frente tendría rejas cubiertas de chapón y un portón para el auto. (…)

Por otra parte, para la seguridad de la casa había otros elementos a tomar en cuenta. Por ejemplo, llamaría a una empresa de alarmas electrónicas para que le diseñasen un sistema y cotizasen su instalación. Pero esto no bastaría. Sería importante que consultase a una veterinaria con el objetivo de que le aconsejase qué perro es considerado el más guardián. (…)

Toda esta planificación fue redactada por el terapeuta y entregada al paciente. Después de una semana, en la sesión siguiente, debería traer discriminado todo el material solicitado con los costes correspondientes.

Tarea cumplida… y solución más cerca

Hilario, como correspondía a sus características, trajo toda la tarea completa. (…) Durante la sesión, habló sobre todo de su periplo por corralones de construcción, herreros, cerrajeros, albañiles, carpinteros, empresas de seguridad. Pero no alcanzó a consultar a veterinarias. Había hecho todos los cálculos y presupuestos. Todas las futuras modificaciones de la casa le fueron comentadas superficialmente a su esposa. Pero no le dijo por qué las haría.

Inseguridad y celosCuando promediaba la sesión, el terapeuta mostraba avidez y sumo interés en los datos que le presentaba. Preguntaba obsesivamente cada detalle, utilizando el plano que el paciente había diseñado. Cuando sumaron, la cifra y el trabajo eran bastante importantes como inversión. Hilario hizo un agudo silencio y un poco capciosamente señaló:

P. Doctor, me parece que me va a salir más económico que resuelva este tema de la desconfianza y los celos…

Conclusiones

Esta fue la llave para que el terapeuta indagara sobre la inseguridad que invadía muchas áreas de la vida de Hilario. Ahora se manifestaba con los celos hacia su mujer. Pero en otra época lo habían asaltado pensamientos de que sus padres lo iban a abandonar (regalar, para ser más precisos), o tener fantasías de ser adoptado, etc. (…)

Como se verá, la ausencia de confrontación en el comienzo del análisis del problema llevó a elaborar espontáneamente -por parte del paciente- un camino de cambio de perspectivas acerca de sus celos e inseguridades, como también las defensas que elaboró a partir de estas sensaciones.

 

(Extraído de aquí)

Publicaciones relacionadas


M. Erickson y el divorcio amistoso Les contaré el caso de una pareja. Al marido lo vi solo una vez. Vino a verme y me dijo: "Soy hijo único. Mi padre es pastor en una iglesia cristiana de ideas muy cerradas. Me han criado en la convicción de que fumar es un pecado, ir al cine es un pecado. De hecho, me criaron a partir de la idea del pecado, y de que son pocas las cosas que uno p...
Cómo detectar un posible maltrato psicológico La violencia psicológica, mucho más difícil de detectar que el maltrato físico por razones obvias, presenta también una serie de indicadores que una mirada atenta e informada puede revelar. En primer lugar, tenemos que tener claros los objetivos, más o menos inconscientes, del maltratador: manipular, controlar, hacer daño y asustar, someter y humi...
Psicotrampas del impotente y de la anorgásmica Entre los trastornos más frecuentes y padecidos en este campo se encuentran la impotencia masculina y la anorgasmia femenina. Ambos son frentes que limitan la plena expresión de un instinto tan profundamente natural. Las dos formas de desorden pueden parecer muy diferentes, pero en realidad el mecanismo que las desencadena es muy parecido: tanto e...
C. Loriedo: ¿cómo elegimos a quien amamos? (Habla Camilo Loriedo): ¿Nos enamoramos de una persona porque se parece a nosotros o al contrario, porque es diferente y eso atrae nuestra atención? Las conclusiones de los estudiosos son contradictorias: La teoría de la afinidad Mehrabian (1989), por ejemplo, considera que las afinidades recíprocas contribuyen de manera determinante a la fel...
Paul Watzlawick: Drácula no me deja dormir Rigoberto no logra dormirse si no es con la luz encendida. Ni bien cierra sus ojos imagina que Drácula y un cortejo de vampiros vienen a succionarle la sangre y a torturarlo. Cuenta con una larga historia terapéutica: ha intentado numerosos tratamientos en donde se le ha interpretado que Drácula es en realidad su padre muerto a quien ama (ya que l...
Errores de comunicación con la pareja La investigación y la experiencia en el trabajo con parejas en conflicto ha llevado a identificar una serie de errores fatales en la comunicación que pueden extenderse también a la comunicación con uno mismo y no solo a la comunicación con los demás: Puntualizar Pocas cosas pueden ser tan fastidiosas como sentir que nos explican cómo son las co...
La violencia psicológica en la pareja: desarrollo de la relación de maltrato (II) Si el cortejo ha llevado a buen fin, aparece rápido la fase del enamoramiento o del encanto. Es la fase en la que todos son aparentemente felices.[] Nietzsche afirmaba que "el amor es el estado en el que el hombre ve las cosas distintas de como son". Nada más cierto en este caso. [] Esta es la capacidad que tiene el maltratador: la de hacer que al...
La violencia psicológica en la pareja: desarrollo de la relación de maltrato (I) Las fases de Walker que describen el ciclo de la violencia describen la ciclicidad de los comportamientos violentos, sobre todo de las explosiones físicas, en el interior de una relación ya creada. Pero ¿qué sucede antes? ¿Es posible trazar una panorámica del escenario precedente? En otras palabras, ¿cómo puede uno llegar a involucrarse en una re...
Los trastornos sexuales y la anulación de la espontaneidad Alguien ha afirmado irónicamente que el gran mérito de la Iglesia Católica ha sido el de haber hecho agradable el sexo prohibiéndolo: más allá de esta broma queda el hecho de que el comportamiento sexual parece de algún modo necesitar también de vetos, y que la ausencia de ellos puede, en algunas personas, resultar contraproducente; con mayor razón...
Milton Erickson: atendiendo parejas   Jay Haley: Hemos partido del problema de cuando quieres ver a dos personas a la vez en lugar de una por vez. ¿Hay algo por lo que debas ver a dos personas juntas? Erickson: Normalmente veo a las parejas en aquella otra habitación. Invariablemente pregunto a los dos: "¿Quién de los dos quiere hablarme primero, o lo queréis hacer juntos?". D...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada