Watzlawick y Ceberio: la encerrona de los celos