La Minerva de Klimt

Anorexia: la mujer con armadura

Me asomé desde la puerta de mi despacho a la sala de espera para que entrara el siguiente paciente y vi venir hacia mí a una joven que parecía caminar sobre nubes, como si no fuera una persona, sino algo etéreo en movimiento. Era una anoréxica de las llamadas crónicas, puesto que estaba en ese…

Leer más ...