Delegación: la ayuda que daña