Paranoia: la imagen de la sala de espera